“Sufrir de fisura labiopalatina no es fácil. La gente siempre la señala como labio leporino y, además, se te quedan mirando, como si fueses un bicho raro”, reza María Ruiz, frunciendo el ceño y dirigiendo su mirada hacia el pavimento de las afueras del Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM), donde también lleva a su hijo de cinco meses de nacido. El doctor que los atiende dice que su causa es hereditaria.

fisura-palatina

La conformación de labio y paladar es delicada. Pero aún más, si se trata de la fisura labiopalatina, terminología que responde a la fisura labial y a la fisura palatina, respectivamente.

Para el ser humano, la cara, que se forma de última, es una de las partes más significativas. Aunque la cabeza parte su desarrollo en los primeros meses de gestación. La fisura palatina suele ser menos perceptible, a diferencia de la fisura labial, por su ubicación dentro de la boca.

La Asociación de Afectados de Fisura Labio-Palatina (AFILAPA), en su portal web, enfatiza “los niños con labio y/o paladar fisurado nacen con un desarrollo incompleto del labio superior y/o paladar. En otras palabras, es como si el labio y/o paladar no se hubiesen terminado de unir.”

Dr. Dubines Ramírez

Dr. Dubines Ramírez. Por Grisel García Toro.

Lea también: Malformaciones del útero perjudiciales para el embarazo y la salud

“Es un síndrome que se puede presentar concomitante con otros o de manera aislada. Es uno de los problemas genéticos o alteraciones congénitas más frecuentes”, asegura el presidente de la Sociedad Venezolana de Cirugía Bucomaxilofacial, Capítulo Zulia, Dr. Dubines Ramírez.

La fisura labiopalatina crea en los recién nacidos anomalías congénitas, denominadas también malformaciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS), calcula que, mediante anomalías congénitas, anualmente fallecen 276.000 bebés en las primeras cuatro semanas de nacimiento.

fisura-labiopalatina

En Latinoamérica, y específicamente en Venezuela, la fisura labiopalatina afecta a un niño por cada 700 vivos, siendo uno de los trastornos más recurrentes, según precisa el trabajo sobre prevalencia de hendiduras de labio y/o palatinas en los pacientes que acudieron al centro de investigación y atención a pacientes con malformaciones craneofaciales y prótesis maxilofacial durante los años 2000-2012, publicado en el Acta Ontológica Venezolana.

Actualmente la cifra sobre la malformación bucomaxilofacial agudiza el temor porque prevalece la incertidumbre. No obstante, se sigue observando pacientes en los consultorios y quirófanos de las clínicas y hospitales del Estado, que poseen espacios dedicados a la fisura labiopalatina.

Causas

El Cirujano Bucomaxilofacial, de la Policlínica San Luis, ubicada en la región zuliana, indica que se desconoce la raíz de esta patología orofacial congénita, pese a que influyen varios indicadores “los factores que la producen aún no están totalmente dilucidados. Hablan que una deficiencia del ácido fólico y que el tabaquismo son factores predisponentes; también se unen a la etiología de la patología los factores ambientales y los factores de transculturización que han existido en nuestro continente, donde la mezcla de razas durante la época de la colonia son de alguna manera causa de este problema.”

Causas de la fisura labiopalatina

Consulte también: Alondra Salazar, una sonrisa llena de esperanza

“En el nivel de esta patología se han descubierto genes que mutan y que son causas de ese problema. Sin embargo, no son los únicos factores, el entorno donde se desarrolla la mamá también puede ser factor predisponente o etiología de la malformación. Sumado al uso de drogas”, sentencia el experto.

En concordancia, AFILAPA, subraya la inexistencia de una causa específica sobre la fisura labiopaltina, porque los factores ambientales, tales como: los insecticidas, los pesticidas, entre otros; y los factores hereditarios, en el caso de los genéticos, potencian las anomalías congénitas.

¿Cómo se clasifica?

Tipo 1, paladar o fisura palatina: Aquella que afecta solo al labio.

Tipo 2, paladar o fisura palatina: Hendidura del labio, encía y hueso alveolar.

Tipo 3, paladar o fisura palatina: Fisura completa, labio, hueso alveolar y paladar; bien sea, unilateral o bilateral.

Diagnóstico

La investigación detallada en el Acta Ontológica Venezolana, basada en prevalencia de hendiduras de labio y/o palatinas en los pacientes que acudieron al centro de investigación y atención a pacientes con malformaciones craneofaciales y prótesis maxilofacial durante los años 2000-2012, dice “la ecografía, tanto bidimensional como tridimensional, es capaz de detectar estas anormalidades con alta sensibilidad y especificidad, en general, la ecografía tridimensional permite reconocer la situación real del grado de fusión o no del labio y paladar(…).ꞌ

La fetoscopia, por su parte, consiste en la introducción de una óptica, a través de la pared abdominal materna con la cual se pueden observar todas las estructuras externas fetales incluyendo la cara. Permite, además, la toma de muestra de sangre, así como el estudio del cariotipo fetal”, expone el portal de AFILAPA.

Dr. Dubines Ramírez

Cortesía dubinesramírez.blogspot.com

El Dr. Ramírez, adjunto al servicio de Cirugía Bucomaxilofacial del Hogar Clínica San Rafael, en Maracaibo, explica que “el diagnóstico se puede hacer a través de exámenes imagenológicos como el ecograma, solo que lo vas poder ver luego de la octava semana de gestación, porque a partir de la quinta semana es que empieza a dar la unión del tercio medio facial. Sin embargo, quienes ya padecen la enfermedad y quieren saber si sus hijos van a heredarla, pueden hacer una consulta con el genetista para que a través de algunos exámenes traten de determinar la posibilidad.”

“Aunque sabemos que se da mayormente en varones y con más frecuencias en mamás con hendidura bilateral. Cuando se presenta en mujeres hay más posibilidad que el hijo pueda generar la malformación”, sentencia el experto.

Consultorio. Policlínica San Luis. Luis.

Policlínica San Luis. Por Grisel García Toro.

¿Cuál es el tratamiento?

La Asociación de Anomalías y Malformaciones Dentofaciales afirma que la cirugía es la única forma de corregir la fisura labiopalatina. En contraposición, AFILAPA, sintetiza entre el tratamiento adecuado: genética, otorrinología, cirugía plástica, cirugía maxilofacial, logopedia y ortodoncia.

Ramírez comenta que existe un protocolo a nivel mundial donde se manifiesta que “el paciente luego de su nacimiento, al tercer mes de vida, puede ser operado para cerrar el labio, hacer la labioplastia.”

Consulte también: El tabaco influye en la salud bucal

“Luego de los tres meses hay que esperar hasta que el paciente cumpla 18 meses, cuando se produzca crecimiento de sus maxilares, para hacer cierre del paladar o palotoplastia. Luego de esto, si se logran con éxito las cirugías, y se produce el cierre completo de estas hendiduras, el paciente puede desarrollarse normalmente; siempre acompañado del tratamiento ortopédico por el cual va a estimular el crecimiento de sus maxilares, para que la decisión primaria y la decisión permanente puedan emerger de manera normal. Vale destacar que el cierre temprano del labio puede frenar el desarrollo del maxilar menor”, dice Ramírez y culmina explicando el proceso, “luego que finalice su crecimiento se pueden hacer cirugías ortognáticas para nosotros armonizar el rostro del niño, logrando que sus maxilares vuelvan a colocarse en su posición normal. Desde el punto de vista espacial en la posición correcta.”

fisura palatina

Hoy día existen técnicas para lograr de manera exitosa el cierre de la fisura labial y de la fisura palatina. El implemento de la cirugía ortogánica pretende ser la prueba piloto de las alternativas que se esperan poner en práctica en las próximas décadas. A pesar que es utilizada en casos de requerimientos especiales, ya que no es estandarizada, según tilda el especialista en el área.

Ruiz, con su hijo Ángel en brazos, cuestiona el trastorno: “ojalá creen algo que evite esto. No deseo que mis nietos lo padezcan. Primero yo, luego uno de mis hijos, ¿y después qué?, ¿mis nietos?, no, no puede ser. Los científicos tienen que trabajar para que no salga la fisura labiopalatina.

Agradecemos al Dr. Dubines Ramírez, Cirujano Bucomaxilofacial y la Sra. María Ruiz, paciente, por la información brindada para este trabajo.