El duelo es un proceso natural de respuesta ante la pérdida de un ser querido. Según los especialistas no tiene una duración definida, y recuperarse dependerá de lo que hagamos día a día.

Aunque es un proceso universal, el duelo es diferente para cada persona. Sin embargo, existen cuatro etapas teóricamente identificadas.

  1. Aturdimiento y choque: se intenta asumir lo ocurrido; existen muchos síntomas físicos, confusión emocional, problemas de memoria y concentración.
  2. Negación: es una manera de protegernos del dolor, la ira, rabia e, incluso, de los sentimientos de culpa.
  3. Conexión: también se le define como integración, en esta etapa se va aceptando la pérdida, mostrando que estamos preparados para enfrentar el dolor. Nos conectamos con los recuerdos. Aquí hay una posible
  4. Transformación y crecimiento: en esta etapa existe una reorganización del mundo interior, el dolor abre la puerta de la gratitud y amor.

El duelo afecta varios aspectos de nuestra vida, a nivel social y espiritual. Además, tiene incidencias físicas y sentimentales, así mismo en nuestros pensamientos.

La superación del duelo dependerá de nuestra confianza y tranquilidad. A pesar de la indignación y resentimiento que podamos sentir, llegará el momento en el cual la misma tristeza y nostalgia nos ayuden a alcanzar esos niveles de gratitud y amor.

Aunque no es igual para todos, es importante tomar en cuenta que su duración dependerá de lo que tú hagas para  pasar de la frustración y dolor a la aceptación. Por eso nuestra familia y amigos jugarán un papel muy importante dentro de este proceso. Volver a nuestra rutina es crucial para comenzar y atravesar esta experiencia con paciencia, ya que realmente implica sufrir la pérdida.

Especialistas coinciden en que el duelo no es solamente vivido por quienes pierden a un ser querido, sino que estas etapas también puede sufrirse por el abandono de la pareja sentimental. Siempre será importante reconocer las emociones y sus causas y por qué nos resistimos; esto nos permitirá atravesar el proceso de forma normal y aprenderemos a vivir en ausencia de esa persona.

Lea más: Cuando el sufrimiento por la muerte de un ser querido no acaba