Existe una condición física llamada micropene, en la que el pene tiene una configuración normal, pero su tamaño es mucho más pequeño, comparado con la longitud promedio del pene en los individuos de su misma edad.

El doctor Francisco García, médico urólogo explica: “Se considera un micropene, un pene que esté por debajo de 6.5 cm, en erección. En los bebés recién nacidos se puede diagnosticar cuando este mide menos de 1.9 cm desde la base hasta el glande. Es por ello, que el pediatra juega un papel muy importante en el diagnóstico temprano de esta anomalía ya que, se puede corregir en la infancia temprana descubriendo las causas, por lo general de origen hormonal, asociadas a su presencia. En el mismo sentido, el manejo adecuado del vocabulario evitará angustias innecesarias a los padres y al paciente en etapas futuras”.

Lea también: Hombres y suicidio

Causas

Según explica el galeno, existen cuatro causas principales para desarrollar un micropene,  el déficit en la producción de testosterona, defectos en la acción de la testosterona, anomalías del desarrollo embrionario e idiopáticas (causa desconocida); muchas de ellas asociadas a malformaciones congénitas. La variedad de enfermedades asociadas a estas cuatro razones pasan por la necesidad de estudiar los cromosomas de ese paciente para determinar si hay defectos genéticos.

Esta condición, dependiendo de sus causas, puede coexistir con otras alteraciones como la criptorquidea (testículos intraabdominales) o la hipospadia (meato uretral fuera de su sitio común).

El micropene no altera la calidad de los testículos pero los problemas testiculares congénitos con déficit de testosterona, si pueden producir un micropene. Entre ellos se encuentran ciertos síndromes como el Klinefelter y otros más que traen asociados un hipogonadismo.

Aunque es una condición que genera angustia en los padres, hoy en día el acceso a la información en lenguaje sencillo permite que las personas mantengan la calma y busque la evaluación pediátrica urológica especializada. Al tener la sospecha, se debe acudir al pediatra o al urólogo pediatra con el fin de descartar condiciones asociadas y malos diagnósticos o impresiones erradas y poner los correctivos adecuados para intentar obtener un desarrollo lo más cercano a lo normal.

Lea también: Zika podría causar infertilidad y daño duradero en testículos

Complicaciones

El doctor, García Belandría señala que las complicaciones que se asocian con esta anomalía van ligadas al defecto hormonal que posee ese paciente, pero principalmente al efecto que tiene sobre el desarrollo psicológico. “Desde la antigüedad se ha considerado que la longitud del pene está ligada a la condición de virilidad, y si a ello sumamos que en muchos de estos pacientes se consiguen problemas de fertilidad, la autoestima destruida se convierte en un problema de salud cuando se juntan ambos factores, más, desde el punto de vista biológico, el tener un micropene no acarrea ninguna alteración urológica”.

Lea también: ¿Envejece el pene?

Tratamiento

Para el tratamiento del micropene, el galeno explica que existen, en el niño, terapias de reemplazo hormonal que permitirán un desarrollo hasta la edad adulta en condiciones normales o muy cercanas a lo habitual. Adicional, la corrección quirúrgica permitirá en muchos casos, resolver circunstancias asociadas como testículos ascendidos o defectos en la ubicación del meato uretral.

Contacto: Dr. Francisco García Belandria, urólogo del Instituto de Especialidades Quirurgicas Los Mangos – Valencia, uniuroieq@gmail.com, twitter: @fgarbel, 0241-8233913 / 8233460 /8233430 . Ext 341. – www.sexo.about.comwww.saludymedicinas.com.mx