Organiza mejor la jornada laboral sin horarios

Organiza mejor la jornada laboral sin horarios

0 192

Redacción A Tu Salud

Ni horarios ni vacaciones, si algo tienen en común todos los emprendedores y autónomos es que para ellos el la jornada laboral no tiene fin, y pueden dedicarle todo el tiempo. Para que no mueras en el intento, te damos algunos consejos.

También puedes consultar: Uso de smartphones disminuye rendimiento laboral

¡A mejorar la jornada laboral!
Acepta el cambio

El primer paso para no perder la productividad es aceptar que la locura horaria, es algo inherente a la actividad autónoma y emprendedora. Como insiste Davidovich, “debes asumir que tu zona de confort es precisamente esa zona de constante cambio”.

Recuerda que la frustración es enemiga de la productividad. Es decir, quizás tienes que cumplir una jornada laboral sábado y domingo, bien pues concédete el miércoles y descansa.

Atento con los ciclos

Todos tenemos dos ciclos de actividad diaria, uno es el llamado ciclo circadiano que, como nos recuerda Davidovich, “es el más largo del día. Empieza hacia las 7 de la mañana con mucha energía, tiene un valle de mínima energía entre las 12 y las 14 o entre las 13 y las 15. Y luego vuelve a subir”.

Dentro de este ciclo tienes que reconocer cuál es tu pico de máxima productividad: si eres alondra (máximo pico de energía por la mañana) o búho (por la tarde).

El otro ciclo es el llamado ciclo ultradiano, también es diario, pero con una duración más corta. “Podemos desarrollar mucha actividad durante 90/120 minutos, pero luego hay que detenerse y dejar al cerebro procesar la información”, insiste Davidovich.jornada-1

Practica la resiliencia

Si algo caracteriza al emprendedor es que por esa necesidad de estar fuera de la zona de confort, se ve obligado a desarrollar altas dosis de resiliencia, entendida como esa capacidad de recuperarse de los procesos no exitosos.

Davidovich propone plantearla en cuatro ejes:

  • Resiliencia física: para activarla practica toda actividad física que te ayude a olvidar y te produzca placer.
  • Resiliencia mental: recurre a ejercicios mentales, cualquira de ellos te permiten desconectar mientras mantienen la mente activa.
  • Resiliencia emocional: escribe a diario tres cosas positivas que te hayan ocurrido durante el día para que el cerebro ser vaya orientando hacia lo positivo.
  • Resiliencia social: envía todos los días un mensaje a una persona: desde un “me gusta” en Facebook, hasta un saludo.
Incluye en todo a los ejercicios

Lo de mens sana in corpore sano, suena como una utopía, pero es una realidad incuestionable.

Ccomo recuerda Davidovich, “todos caemos en el error de pensar que hay que ser auténticos atletas y ahí es donde empiezan las perezas. En realidad, nos sirve cualquier actividad que nos ayude a mover el cuerpo. Si yo incorporo una actividad física, mi cerebro se oxigena mejor y va a estar más preparado para un análisis racional y para ser más creativo”.

Workation y hiperconectividad

Como recuerda Maite Moreno, “las nuevas tecnologías y el nuevo escenario exigen que estemos conectados siempre. Hay una exigencia porque tu mercado ya no es local sino global y eso te obliga a tener un skype y hablar a lo mejor con un cliente a las dos de la mañana, es decir, podemos y debemos seguir conectados en vacaciones”, explica.

También puedes consultar: Una sonrisa por compromiso laboral es mala para la salud

Fuente: Emprendedores

Comentarios