Un grupo de especialistas reunidos en el Congreso del GeSIDA, Grupo de Estudios del SIDA de la SEIMC, que se realiza por estos días en España, ha presentado a la comunidad científica el documento definitivo de la Guía de Recomendaciones para la implantación de la Profilaxis Pre-Exposición (PrEP) del Sida.

La PrEP consiste en que una persona que no está infectada por el VIH y que va a tener una relación sexual de riesgo, tome la medicación frente al virus antes de la relación sexual para evitar el contagio.

Es decir, que puedan ingerir un fármaco para que no contraigan la enfermedad.

Lea también: VIH: OMS preaprueba test en recién nacidos

Reseña la Agencia de noticias EFE, que varios estudios realizados demuestran que si una persona no infectada toma dos medicamentos antiretrovirales antes de tener una relación sexual con una persona infectada, las posibilidades de infectarse por el VIH disminuyen hasta un 90%

Sin embargo, el documento elaborado por los expertos deja muy claro que este tratamiento no es para cualquiera, y que en ningún caso pretende ser un sustituto del preservativo. La PrEP solo se recomienda en las poblaciones de elevado riesgo- entendiendo por riesgo elevado pertenecer a un colectivo en el que el riesgo supere 2 casos por 100 personas al año- como es el caso de los hombres que tiene sexo con hombres.

Lea también: Contagiados de VIH afrontan daños en la microbiota

La Guía elaborada por los expertos señala que esta es una intervención médica que debe ser prescrita y revisada por un facultativo. Desde GeSIDA recomiendan que el desarrollo del programa se lleve a cabo en centros, únicos o asociados, que garanticen el correcto cumplimiento de todas las frases de la estrategia, incluyendo la evaluación inicial y el seguimiento.

Y aunque los beneficios son mayores que los riesgos, la Guía también incluye objeciones que se concentran básicamente en dos aspectos. El primero, el impacto negativo que podría tener globalmente sobre la salud sexual; el temor a un incremento de otras infecciones de transmisión sexual porque las personas dejen de usar el preservativo. El segundo aspecto es el económico, por el elevado coste que tiene el tratamiento, aunque los expertos apelan a diversos estudios que demuestran que “la PrEP es coste-efectiva, especialmente en aquellas personas que tienen una alta adherencia”.

La Profilaxis Pre-Exposición es una estrategia que países como Francia o Estados Unidos ya tienen en funcionamiento.