Los mariscos pueden ser para algunos una delicia mientras que para otros son altamente tóxico.

La alergia por alimentos es algo que no solo aqueja a un gran porcentaje de la población, sino que es un mal que los mantiene en constante estado de alerta,.

Para conocer más sobre las reacciones nocivas generadas por los mariscos, hoy te mostramos lo que opinan tres grandes especialistas.

También puedes consultar: Soluciones para pacientes con queratocono

¿Cómo se origina esta alergia?

Empecemos identificando las causas.

Este tipo de alergia se da por dos motivos, esto son:

  1. Por la presencia de proteinas propias de los mariscos. Estas tienen un 85% de similitud a las producidas por los ácaros.
  2. Y por el desarrollo, por parte de algunas personas, de inmunoglobulina E (IgE).

“Cuando se ingieren estos insumos, este anticuerpo hace que se produzca una reacción rápida, exagerada e innecesaria; responsable de estos síntomas”, señaló José Gereda, especialista en inmunología y alergia.

El camarón es el marisco más dañino para la salud. Después le siguen los moluscos, como por ejemplo: las almejas o las ostras. Luego, los caracoles y, finalmente, el calamar y el pulpo.mariscos

Síntomas

Generalmente este tipo de alergias causan reacciones sobre la piel como urticarias, picazón e hinchazón.

Los síntomas gastrointestinales pueden incluir a veces hasta vómitos y diarreas.

Las reacciones alérgicas graves pueden provocar un shock anafiláctico, en donde se presentan dificultades respiratorias, mareos o pérdida de la conciencia.

Hay que tener mucho cuidado: sin un inmediato tratamiento, inyección de epinefrina y atención médica, la anafilaxia puede ser fatal.

Otro de los síntomas más violentos es el edema de la glotis, lo que también puede provocar la muerte, explicó el alergólogo Aurelio Moreno.

También puedes consultar: EPOC, razón de peso para dejar de fumar

¿Quíenes desarrollan este tipo de alergia?

La alergia alimentaria generalmente es hereditaria. Si uno de los padres es alérgico, el bebé tiene hasta un 48% de riesgo de serlo también. Y si ambos lo son, este porcentaje se eleva a 70.

La condición normalmente se identifican en los primeros años de vida. Pero, aunque no es tan común, algunas personas pueden ir desarrollándolo conforme el paso de los años.

Fuente: El Comercio