Con la llegada el mes de diciembre, el ambiente festivo y navideño se siente en todas partes del mundo, incluso en la oficina. Por lo general son épocas para hacer un alto en el camino y rescatar lo que muchos empleados han perdido por diversos motivos: el sentido de pertenencia.Oficina 1

También puedes consultar: Las peores reglas en una oficina

¿Cómo propiciarlo y lograrlo?

Es una cuestión de decisión y de liderazgo, que debe partir de los gerentes de la empresa, así la ejecución recaiga en otros niveles, sobre todo en los departamentos de recursos humanos.

“Cuando los empleados sienten que las directivas están comprometidas con las celebraciones y agasajos, sin duda se inyecta energía y se genera entusiasmo entre los miembros del equipo de la oficina“, afirma Rafael Ayala, consultor en clima organizacional.

En diciembre, generalmente, la gente está más distensionada y se vuelve más receptiva; espera noticias positivas y quiere escuchar algún mensaje del área gerencial. Aunque en organizaciones grandes es difícil individualizar saludos y reconocimientos, los líderes deben acostumbrarse a visitar los distintos departamentos y ofrecer una pequeña conversación, preguntar cómo se han sentido durante el año y cuáles son sus expectativas para el siguiente año.

Oficina 2En las reuniones colectivas es aconsejable que el presidente o gerente de la compañía pronuncie unas palabras informales y aliente a su equipo de trabajo.

También puedes consultar: Escritorios activos: Una forma para entrenarte desde la oficina

En este sentido, los expertos en comunicaciones estratégicas sugieren que el mensaje se base en los siguientes aspectos:

  • Brevedad. Cuando se está en una celebración empresarial lo que menos se espera es un discurso largo y tedioso.
  • Sencillez. Tenga presente que es un mensaje de despedida y no una rendición de cuentas.
  • Universalidad. Evite hacer reconocimientos individuales a personas o a equipos específicos, pues es posible que quienes no son mencionados se sientan desplazados o incluso ignorados.
  • Entusiasmo. La intervención debe estar llena de calidez, fervor, ánimo y alegría, toda vez que se trata de un acto de agradecimiento por la gestión de un año próximo a terminar
  • Sorpresa. Reserve una buena noticia, por ejemplo un plan de expansión, un proyecto social que emprenderá la empresa o nuevos programas de carrera.Oficina 3
  • Esperanza. Siempre hable sobre aspectos positivos en la oficina. Si el año que se aproxima está lleno de complejidades, refiérase a los retos, a las posibilidades de salir adelante o a la capacidad del talento humano de la organización.

Fuente: El Empleo