Navidad: tiempo de esperanza

Navidad: tiempo de esperanza

0 281

Inés Larrea / Redacción A Tu Salud

Llegó diciembre y con el la Navidad. Esta época viene como siempre cargada de alegría, expectativas, fe, unión, gozo, reconciliación, paz y amor.

Es un tiempo de esperanza que traspasa fronteras, culturas y creencias, un período especial que brinda a los habitantes del mundo entero una nueva oportunidad para recordar el pasado, vivir el presente y preparase al futuro con esperanza  y arrepentimiento.

Actualmente la Navidad se ha convertido en una celebración religiosa más, debido a que no todas las personas han entendido su verdadero significado. Muchos han sido invadidos por el utilitarismo y el mercantilismo aprovechando esta festividad como el gran negocio del año, olvidando que su sentido es unir, compartir, reflexionar y perdonar.

También puedes consultar: Energía positiva con Lidia Nesternavidad-1

Vive una tranquila Navidad

Navidad es tiempo de esperanza y no debe verse manchado por el desaliento y la creciente inestabilidad e inseguridad, esta festividad religiosa debe estar sumida en la dicha, el amor y la reconciliación.

Vale la pena recordar que la Navidad le permite a muchas familias abrirse a un horizonte diferente, los vuelve a colocar frente a la gratitud como fuente de vida, les brinda fortaleza en los vínculos basados en el amor, ilumina los dolores y sacrificios y llena de sencillas riquezas la vida cotidiana, sin la necesidad de ir tras experiencias extraordinarias para mantener la unidad y armonía familiar.

Permítase usted y su familia tener espacio para la reflexión sobre su vida y su entorno. Navidad es el tiempo la esperanza.

También puedes consultar: 5 buenos consejos para viajar en Navidad

Para edificarla adecuadamente en nuestros hogares es necesario que dejemos espacio en estas semanas a la contemplación de la realidad (personas y circunstancias), a la reflexión profunda acerca del rumbo que ha tomado nuestra vida (valores y motivaciones), a las energías que destinamos a la donación mutua (salir de mi mismo y servir a los demás) y al optimismo constructivo que permite dar permanencia a lo humano dentro de nuestras casas (con alegría y paz).

La esperanza es la puerta que nos abre a nuevas oportunidades para todos, que nos permite derribar las paredes de nuestro hogar para salir a levantar una sociedad más tolerante, inclusiva, justa y solidaria.

También puedes consultar: Ho ´oponopono y prosperidad para vivir

Fuente: www.hogardecristo.cl

Comentarios