la autoestima es el sentimiento de aprecio o de rechazo que acompaña a la valoración global que hacemos de nosotros mismos. Y el autoconcepto, algo como vernos en un espejo, es un amplio espectro de actitudes y comportamientos que forman la concepción que tenemos de nosotros mismos, como una imagen total de cómo somos como personas.

También puedes consultar: Aprende a cerrar ciclos

Este sentimiento es algo propio y personal, pues cada uno de nosotros construye la imagen de nosotros mismos. En el proceso de esta construcción intervienen una gran multitud de factores:

  • La imagen que proyectamos en los demás, esto según como nos comportamos o tratamos a los demás.
  • Los logros personales, ya sean académicos, deportivos o sociales.
  • El nivel de integración en el grupo. Bien sea en clase, en casa, con el grupo de amigos, etc.
  • Las cosas materiales que poseemos.
  • Y por supuesto cómo nos relacionamos con el entorno.

También puedes consultar: Estrés: Elimínalo de tu vida

En ocasiones, los sujetos con TDAH y en especial los niños y adolescentes, no tienen una buena autoestima ni un correcto autoconcepto, por lo que podrán enfrentarse a situaciones diarias, como responsabilidades, y retos escolares que terminen afectando su sano desarrollo.

Una técnica para mejorar este concepto, está basada en la observación personal de cada uno frente al espejo, así como en la que realiza el entorno en el que nos desarrollamos.

También puedes consultar: Miedo ¿Qué preocupaciones surgen?

Para entender mejor cómo hacer uso de esta técnica o terapia entrevistamos al terapeuta, Guillermo León. Y él fue el encargado de explicarnos mejor de qué va.

Para enterarte no dejes de ver el siguiente video.

Fuente: atusaludenlinea.com / Fundación CADAH