Desde hace un par de décadas, dos investigadores han defendido la existencia de un misterioso virus que, según ellos es el causante de que determinadas personas engorden. Por supuesto, no es el único factor que explica el sobrepeso, pero sí ayuda a entender por qué determinadas personas engordan y otras no.

Para entender el proceso que ha llevado al descubrimiento de este extraño efecto del adenovirus 36, la periodista científica y doctora Sylvia Tara entrevistó al profesor de la Universidad de Wisconsin Richard Atkinson, fundador y expresidente de la American Obesity Association (AOA). y al doctor del Centro de Investigación Pennington Nikhil Duhrandar en su último trabajo, The Secret Life of Fat.

También puedes consultar: Polimorfismos genéticos: Involucrados en la obesidadVirus de la obesidad 1

Los lógicos límites de la ética científica han provocado que el hallazgo de este virus sea visto con escepticismo, aunque en opinión de Atkinson, “es lo más cerca que puedes estar de mostrar el rol del virus en los humanos”.

Según sus hallazgos, el AD-36 no es la causa de todos los casos de obesidad, pero influye significativamente el peso de algunas personas. Sobre todo a largo plazo.

¿Cómo se descubrió este peculiar virus?

Que te pique un pollo. El hallazgo no tuvo lugar en los laboratorios de ninguna gran universidad estadounidense, sino en Bombay, India, donde Nikhil Duhrandhar, médico especializado en el tratamiento de la obesidad.

El galeno comenzó a vislumbrar la luz al final del túnel después de que un veterinario amigo de su familia le contase que un brote vírico había acabado con miles de pollos en una granja india.

¿Lo llamativo del caso? Que la necropsia mostró que los animales muertos tenían glándulas linfáticas dañadas, riñones e hígado agrandados, también una gran cantidad de grasa en el abdomen.

El veterinario, llamado S.M. Ajinkya, no dudó en llamar al virus SMAM-1, por sus iniciales.

También puedes consultar: Obesidad relacionada con cáncer de ovario más agresivo

Fuente: El Confidencial