El herpes labial es una de las afecciones más comunes. Se contagia a través de un beso o mediante el uso de elementos y objetos que se encuentren contaminados, como afeitadoras, toallas y demás artículos que por lo regular se comparten.

El herpes labial pasa por 5 etapas: hormigueo, ampolla, drenaje, costra y curación, siendo esta última la fase más contagiosa, pues es allí cuando la ampolla se revienta y se drena el líquido de su interior.

Lea también: ¿Deprimida? Acude a los remedios naturales

¡Dile adiós al herpes labial!

Te damos algunos tips que te ayudarán a eliminar el herpes de tu boca.

  1. Aplica una bolsa plástica llena de hielo, envuelta en una toalla. Debes hacer esto a la primera sensación de cosquilleo del herpes labial, te ayudará a reducir su inflamación.
  2. Coloca sobre el herpes una bolsita de té negro, calmará el ardor.
  3. Limpia diariamente la ampolla con la pulpa de un tomate, luego aplica áloe vera, con esto lograrás secar el área afectada. Cuidado con el áloe porque si no está bien limpio el cristal puede manchar la piel.
  4. Moja un pedazo de tela con una o dos cucharadas de aceite de ricino, luego aplica sobre el área afectada.
  5. Coloca en el labio, donde se sitúa el herpes 2 gotas de aceite esencial del árbol del té cada 15 minutos. Este aceite es considerado un antiviral, impide que el virus se desarrolle.
  6. Extrae el jugo de un limón y aplicar unas cuantas gotas directamente sobre el brote. Pendiente porque es un proceso doloroso. Realízalo por lo menos tres veces al día.
  7. Deja en remojo media taza de garbanzos en un recipiente durante 12 horas. Después aplica esa agua en sobre el herpes.
  8. Utiliza una cucharadita de yogur frío y aplícala directamente sobre la zona afectada.
  9. Une una cucharadita de miel con vinagre y luego aplica con un poco con algodón sobre el herpes.
  10. Vierte dos cucharadas de toronjil seco en una taza de agua hirviendo. Deja enfriar y moja un hisopo con la mezcla para luego aplicar en la zona afectada.
  11. Aplica agua oxigenada por lo menos tres veces al día.
  12. Extrae la pulpa de un tomate verde, mezcla con una cucharada de bicarbonato de sodio y aplica esta preparación sobre la zona afectada.
  13. Hierve 40 g de hojas de yerba buena o menta en un litro de agua durante 10 minutos. Aplica esta mezcla sobre el herpes.

Recuerda que los remedios caseros deben ser alternativos y nunca sustitutivos de la medicina que te indique el médico tratante. Si al aplicar alguno de estos remedios observas alguna reacción no positiva, suspende inmediatamente el tratamiento y consulta con un especialista.

También puedes consultar: Cuida tus labios después de la playa

Fuente: Remedios populares