La acumulación de daños en nuestro ADN tiene como consecuencia el envejecimiento. Las células de nuestro cuerpo tienen una función y un tiempo de vida que viene establecido en su ADN. Esta información es lo que determina la edad celular y la longevidad, y de ello se deriva la genética del antienvejecimiento.

A partir de los 25 años, comienza el declive progresivo de nuestro organismo, por lo que es importante conocer más de la genética del antienvejecimiento y cuanto antes comenzar a cuidar nuestros órganos o sistemas que originan el envejecimiento.

Lea también: Coaching: Mente sana, cuerpo joven

En el siguiente audio el especialista en Medicina Antienvejecimiento, el doctor Juan Carlos Méndez, nos explica todo lo referente a la genética del antienvejecimiento:

En detalle

¿A partir de qué edad o de qué década debemos empezar a cuidarnos?

Desde los 25 o 28 años una persona debe empezar a cuidarse, que es un cuando comienza el proceso de envejecimiento. Proceso que va paulatinamente. Hay factores que lo aceleran que tienen que ver con enfermedades degenerativas, el sueño, el manejo del estrés, entre otros.

¿La única manera de preservar los telómeros es a través de la toma de nutracéuticos?

Podemos cuidarnos tomando antioxidantes especiales para que se logre reparar, por ejemplo el resveratrol que es un componente de la uva negra o roja.