Sin importar cuántas veces nos equivoquemos o la lentitud con la que parece que progresamos en nuestros proyectos debemos tener conciencia de que estamos muy delante de quienes ni siquiera lo intentan.

Hay quienes sabiamente coinciden en que cuando sabemos a dónde vamos, el universo nos abre el paso, ya que todo comienza con el deseo y las ganas de hacer algo, eso que siempre hemos soñado. Sin embargo, la intención no parece ser suficiente, pues debemos tener una meta, evaluar nuestras opciones y armar nuestro plan de acción.

Para ello necesitamos tener una mente positiva que nos motive y entusiasme, es decir, que alimente nuestra voluntad de alcanzar lo que tanto queremos.

Lea también: No dejes que la crisis se robe tu alegría

felicidad

Una vez que visualizamos nuestro objetivo, tomamos conciencia de nuestra situación actual, eso nos permite pensar, plantearnos diferentes opciones y nos ayuda a definir un plan, con compromiso, por supuesto.

La ilusión y la motivación son claves para nuestra actitud positiva al igual que la aceptación y la toma de conciencia. Asimismo, la libertad que le demos a nuestra mente para imaginar y crear sin límites nuestra idea será la diferencia entre lograr o no nuestra meta.

Para pensar en positivo no hay caminos turbios, ni artilugios, solo debes  practicar:

  1. Enfócate en el presente: A veces vemos los problemas más grandes de lo que realmente son. Vivir en presente ayuda a reducir los miedos y el temor a fallar.
  2. Exprésate bien: Las palabras son poderosas, hablar de forma negativa vuelve tóxico todo a tu alrededor.
  3. Rodéate de personas positivas: Te ayudará a pensar y actuar de manera similar.
  4. Sé agradecido: agradecer transforma emociones como la frustración en sentimientos positivos.
  5. Contribuye con tu esfuerzo: Respeta tu tiempo y valora lo que haces para alcanzar tus metas.

La responsabilidad, el compromiso y la objetividad son fundamentales para ver recompensado todo lo que hacemos por aquello que queremos lograr. Lo importante es que hagamos siempre la diferencia, y si fallamos, sonreír y volver a plantear nuestras técnicas, sin enojarnos y con fortaleza.