Se estima que un 50% de los pacientes con diabetes no llevan el control adecuado en sus niveles glucémicos por temor a sufrir de una hipoglucemia nocturna, como posible efecto secundario de algunos tratamientos actuales con insulina.

Por tal motivo, los expertos se han dedicado a dar a conocer un nueva generación de insulinas, entre ellas, la Glargina U300.

En el año 2012, la Encuesta Nacional de la Salud y Nutrición (ENSANUT), en México, señaló que el 25% de los 6.4 millones de adultos mexicanos diagnosticados con diabetes muestran un excelente control metabólico.  Este tema fue debatido durante el foro “La Nueva era del estándar de oro: Insulina Glargina U300”, en el cual los investigadores plantearon la importancia de tratamientos cada vez más especializados, que aporten un mejor control en los niveles glucémicos; como también,  considerables mejoras en la calidad de vida del paciente.

Lea también: “Insulina inteligente” promete mejoras en diabéticos

Adherencia al tratamiento

En ese mismo ámbito, el doctor, director y principal investigador del Instituto Jalisciense de Investigación en Diabetes y Obesidad, Guillermo González, precisó que la diabetes es una enfermedad que representa un aumento en los factores de riesgo como el sobrepeso y la obesidad.

“Gracias a la innovación médica, hoy podemos contar nuevas insulinas basales, las cuales están enfocadas a reducir el riesgo de hipoglucemia, mejorar la actividad metabólica y permitir un mejor control en el peso del paciente”, enfatizó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que en la actualidad viven en el mundo cerca de 318 millones de personas con tolerancia a la glucosa elevada; lo que representa un alto riesgo de desarrollar diabetes. En el 2015 se registraron 5 millones de víctimas fatales producidas por esta enfermedad, según destaca la Federación Internacional de Diabetes (FID).

La presión arterial, el tabaquismo y la diabetes son calificados como factores de riesgo de mortalidad prematura. De igual manera, tanto la Asociación Americana de Diabetes (ADA por sus siglas en inglés), como la Asociación Europe para el Estudio de la Diabetes (EASD), señalan la importancia de un abordaje de la enfermedad centrado en el paciente; con tratamientos que ofrezcan la personalización de acuerdo a las necesidades del individuo, lo cual puede ayudar a tener un manejo más efectivo y promover la adherencia al tratamiento.

Control glucémico

Por su parte el Dr. Óscar Lozano, consultor emérito de Endocrinología del Medicina Interna y Endocrinología en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, puntualizó que la iniciación de la insulina como manejo de la diabetes con frecuencia se retrasa, “y a pesar de la eficacia demostrada, la insulina ha sido resistida por los pacientes y los médicos en parte debido al riesgo de hipoglucemia”.

De igual forma, el doctor Rafael Campuzano, secretario del Consejo Mexicano de Endocrinología, señaló que “Todos los tipos de hipoglucemia, en cualquier momento del día o de la noche, son inconvenientes, aterradores e importantes a considerar. Debido a diferentes mitos, la adherencia a la terapia con insulina es generalmente pobre y la tasa de interrupción del tratamiento con insulina aumenta con el tiempo”.

El Dr. Fernando Lavalle, coordinador del Hospital Universitario de Monterrey, indicó que los adelantos en la investigación médica han conseguido mejoras en el control glucémico de las pacientes. “Las nuevas insulinas basales permiten hasta 36 horas de control glucémico, lo que supone una auténtica innovación en comparación con los tratamientos estándar. Esto favorece a que los pacientes sufran un tercio menos de hipoglucemias nocturnas. Los pacientes con diabetes tipo 1 pueden aplicarse hasta 27 horas después de la última inyección”, destacó.

 Lea también: Plantas medicinales que ayudan a controlar la diabetes

Con información de: Cronica