Mi respuesta, muy, pero muy personal a esta pregunta, la hora ideal es aquella en la cual Ud. pueda realizarlo sin ponerse excusas y sin el riesgo de dejar de lado su compromiso de ejercitarse. ¿Por qué? Porque siempre va a resultar mejor hacer ejercicios, que no hacerlo. Entonces, si para usted es mejor activarse a las 2 de la tarde, sin duda, esa es y será la mejor hora del mundo.

Todos realizamos actividad física en distintas horas a lo largo de día, pues para la mayoría, el momento de entrenar se adaptará a los horarios de trabajo, estudios, el colegio de los niños, etc.; pero siempre me han formulado esta pregunta por las redes o bien muchas personas se se inquietan por ¿Cuál es la mejor hora de entrenar para conseguir buenos resultados? … ¿hay alguna diferencia entre el entrenamiento por la tarde y el entrenamiento por la mañana?… insisto para mí, los beneficios del ejercicios siempre serán muchos independientemente de la hora.

Entrenar

María Laura García. Foto referencial

Diversos estudios sostienen que el ejercitarse a primeras horas del día ofrece mayores beneficios que hacerlo en horas de la tarde. Entre los efectos positivos citan lo revitalizante que resulta la actividad física realizada por la mañana, pues nos llena de energía para continuar con ánimo el resto del día.

Lea también: Mayor tiempo en el GYM, menos deseo sexual

Por otra parte, el cuerpo después del descanso nocturno tendrá mayor vitalidad para moverse. Incluso, lo más seguro es que si entrenamos por la tarde surja algún imprevisto o reuniones de trabajo que nos impidan el entrenamiento a esa hora del día.

Otras investigaciones afirman que para aquellos que quieren perder peso lo ideal es entrenar por la mañana debido a que el activarse a estas horas parece se incrementar el trabajo metabólico del cuerpo y así, se favorece el gasto calórico. Adicionalmente, el ejercicio matutino potencia la actividad mental y su efecto puede perdurar hasta diez horas después.

Ahora bien, a pesar de todos esos beneficios, somos muchos a los que nos cuesta renunciar a una hora más de sueño y por esta razón, suelen no cambiar el entrenar por dormir.

entrenar

María Laura García y Glenn González

Llegados a este punto la interrogante a despejar es  la siguiente: ¿los beneficios varían mucho entre una u otra opción?

En mi opinión, el optimizar la actividad mental no es una bondad ajena al entrenamiento ni por la tarde ni por la noche, así como también estoy segura que las endorfinas nos cargan de energía, pero también nos relajan y ésto sería una buena excusa para un entrenamiento vespertino, ya que después de una jornada estresante sería ideal sentirnos como nuevos antes de llegar a casa.

Por otro lado, mientras más nos ejercitamos el metabolismo y el gasto calórico se elevan más y más, por lo que no creo esencial que la actividad se realice exclusivamente al comenzar el día.

Una desventaja de entrenar por la mañana podría ser que muchos omiten el desayuno, y dependiendo del entrenamiento esto pudiera resulta perjudicial.

Finalmente, si deseamos tener y preservar nuestra calidad de vida, movilidad en la vejez y la salud, considero al ejercicio físico un hábito indispensable, por ello insisto en que sus beneficios no tienen que estar condicionados a horarios, sino lo contrario, que a cualquier hora y en cualquier lugar, poner nuestro cuerpo en movimiento es gratificante y muy saludable. ¿Ustedes que opinan?

Esta columna fue tomada de Caraota Digital 

María Laura Garcia