1) Respeta los ritmos planificados. No intentes correr más rápido ya que lo único que vas a conseguir es sobrecargarte y aumentar el riesgo de lesiones y de caer en el sobreentrenamiento.

2) En todos los entrenamientos, pero sobre todo en los fondos largos, toma agua y/o bebida hidratante cada 20 minutos.

  • Ingiere algún alimento rico en hidratos de carbono al terminar el entrenamiento. Esto acelera tu recuperación.

Lee También: Recomendaciones nutricionales para después del entrenamiento | Soy Maratonista 

  • Por más cansado que estés no dejes de elongar durante 20 minutos todos los grupos musculares una vez finalizado el entrenamiento.

Lee también: Estiramientos post-sesión para corredores | Soy Maratonista 

  • Recuerda hacer el llamado entrenamiento invisible…descansar bien (cantidad y calidad), cuidar y darle mucha importancia a tu alimentación, ir al masajista, ponerte hielo en las zonas donde haya molestias y tomar agua durante todo el día.

Lee también: El entrenamiento invisible | Soy Maratonista 

6) Las pausas entre pasadas o series de entrenamiento son una parte esencial de la sesión. Respeta los tiempos de recuperación.

7) Evita quedarte con ropa húmeda una vez finalizado el entrenamiento. Ten siempre una prenda a mano para cambiarte.