La yuca es un tubérculo de valor económico bajo, de fácil cultivo y excelente sustituto para el pan o la papa. Pero tiene un peligro: que se confunda con la yuca amarga, que puede provocar la muerte.

Los niveles de cianuro o ácido cianhídrico presentes en la yuca amarga, si no es tratada y cocinada de forma adecuada, pueden causar desde intoxicación hasta un fallo masivo en los órganos vitales, como el hígado y el cerebro.

Lea también: Desnutrición infantil se apodera de los hogares en Venezuela

Los reportes del creciente consumo de este tubérculo conocida como yuca amarga, en Venezuela, han despertado preocupación en autoridades locales y centros médicos en varios estados del país.

Escuchemos a continuación lo que nos explica la Químico, tecnólogo en Ciencia de Alimentos y creadora de Cocina Segura, Mariángel Paolini sobre este tubérculo:

¿Cómo se diferencia la yuca dulce de la yuca amarga?

De manera tradicional usamos la yuca que llamamos dulce para la elaboración de distintos productos, o como fuente de carbohidratos; su hermana, la yuca amarga, por décadas ha sido usada como materia prima para la elaboración de otros elementos, como el casabe.

Lea también: Beneficios de la yuca

¿No se está haciendo una buena selección de la yuca en el mercado?

Comprendiendo que la yuca es una excelente fuente de energía y entendiendo que tiene un precio accesible, se ha convertido en un plato casi protagónico que se repite incluso varias veces al día dentro de una familia promedio, eso la hace más vulnerable a la posibilidad de las sustancias tóxicas.

¿Cuáles son los síntomas después de haber consumido yuca amarga? 

Los síntomas pueden ser: dolor de cabeza que no se alivia con el uso de un analgésico, debilidad, taquicardía, diarrea, y en los casos más severos se puede presentar ausencia de oxígeno.

Fuente: Mariángel Paolini