Las infecciones vaginales son probablemente la primera causa de consulta ginecológica, y es una de las patologías más sintomáticas.

Pueden ser causadas por bacterias (40-45%), hongos como la candidiasis (20-25%) y parásitos como la tricomoniasis (15-20%).

La mayoría de las pacientes con vida sexual activa tendrá probablemente una infección vaginal al año, y se manifiesta con síntomas como el ardor vaginal, prurito o picazón, leucorrea o flujo blanco y amarillento, y en casos severos podemos encontrar hinchazón de la vulva, descamación y lesiones costrosas por rascado, eritema o enrojecimiento severo e incluso secreción purulenta en aquellos casos de lesiones sobreinfectadas, es decir, infecciones secundarias en zona de piel expuesta.

infecciones vaginales

Foto referencial

Lea también: Mascarillas vaginales para rejuvenecer tu zona íntima

También algunas pacientes pueden ser asintomáticas. Recordemos que la secreción vaginal normal es transparente o ligeramente blanquecina, no tiene olor y  presenta cambios con el ciclo menstrual volviéndose más espesa a mediados del ciclo menstrual cuando estas ovulando.

Factores de riesgo

Son múltiples los factores de riesgo para favorecer este tipo de infecciones y todos contribuyen a desequilibrar el pH vaginal y el crecimiento desmesurado de algunas especies de la flora vaginal.

Entre estos factores tenemos: usar frecuentemente ropa muy ajustada, jabones perfumados para la zona íntima, uso frecuente de tampones y ropa interior de lycra, mantener ropa interior o trajes de baño húmedos por mucho tiempo, el stress, alcohol  y el tabaquismo que también contribuyen a la aparición de esta patología.

La depilación o rasurado no están directamente relacionados con infecciones vaginales pero el abuso de estas técnicas pueden traer como consecuencia infecciones o dermatitis vulvares acompañadas de candidiasis y generar posteriormente infección vaginal. Lo mismo ocurre con el uso constante de protectores diarios.

Lea también: ¿Sabías esto sobre el pene?

Infecciones vaginales

Foto referencial

¿Qué puedes hacer para prevenirlas?

Si sigues estas recomendaciones pronto observarás disminución de la frecuencia de este tipo de infecciones: usar ropa interior de algodón, preferir los jabones adecuados para la zona íntima que poseen un pH óptimo, no usar duchas vaginales, realizar una adecuada limpieza de la zona íntima después de ir al baño de adelante hacia atrás; aumentar la ingesta de suplementos de lactobacilos, especialmente en aquellas pacientes con ingesta reciente de antibióticos o pacientes con síntomas recidivantes, al igual que reducir la ingesta de carbohidratos refinados, el hábito tabáquico, stress y el alcohol.

Y  para evitar las infecciones de la piel de la vulva que pueden condicionar la aparición de infecciones vaginales recomiendo limitar el uso de protectores diarios preferiblemente sin olor al igual que es preferible la depilación con láser en lugar de abusar del rasurado con hojilla o la depilación con cera.

Finalmente la visita al control ginecológico anual con la toma de citología es indispensable para toda mujer, y en especial en el caso de de las infecciones vaginales recurrentes o a repetición, ya que sólo mediante el examen ginecológico pueden descartarse otras causas que predispongan a la aparición de estos síntomas, como  es el caso de las lesiones premalignas o el cáncer de cuello uterino que pueden presentarse inicialmente con molestias similares.

Dra Piñango