Al menos una de cada cuatro personas que sufren presión arterial elevada, padecen la llamada Hipertensión de Bata Blanca (HBB). Un fenómeno que se caracteriza por la presencia de cifras tensionales elevadas de forma persistente mantenida (≥ 140/90 mmHg), dentro de sus límites normales durante la atención fuera del ámbito hospitalario.

El médico internista, Joseph González, señala lo importante de saber diferenciar entre la HBB y la normotensión de bata blanca. “En el primer caso se produce una elevación transitoria de la tensión arterial debido a una reacción de alerta ocasionada por la medición realizada por el personal sanitario durante un máximo de 10 a 15 minutos. Y en el segundo caso se registran cifras de tensión arterial normal durante la consulta médica con elevación de las mismas en el domicilio”, explica el internista.

Lea también:  Es posible diagnosticar el autismo a través de una muestra de sangre

Una respuesta psicológica y biológica

Este síndrome, por lo general, se manifiesta debido a una respuesta psicológica y biológica “exagerada del estrés agudo que implica la visita médica”, es decir, “se produce activación de receptores cardíacos por parte de la adrenalina y noradrenalina que aumentan la frecuencia cardíaca, lo cual explica que estas personas, además de hipertensas, se encuentren taquicárdicas durante el examen clínico”, asevera González.

La HBB suele ser más frecuente en mujeres de todas las edades. Incluso puede afectar a los más pequeños en la etapa preescolar. No obstante, la gran cantidad de casos se encuentra en la población “adulta joven, especialmente durante la cuarta década de la vida, disminuyendo su prevalencia a partir de la misma”, según el médico internista.

¿Cómo se puede diagnosticar?

Para el diagnóstico de la HBB se pueden emplear varios métodos, entre los que destacan:

  • Test de respiración profunda de Thalenberg: consiste en la medición de la tensión arterial antes y después de 6 respiraciones profundas durante un minuto (10 segundos para ciclo respiratorio). Si la tensión arterial se encuentra por debajo de 140/90 mmHg la prueba se considera positiva.
  • La Sociedad Europea del Corazón y la Sociedad Europea de Hipertensión recomienda que para el diagnóstico de HBB, medir cifras de tensión arterial ≥ 140/90 mmHg en 3 tomas, en consultas médicas diferentes.
  • Otros métodos útiles para diferenciar la HBB de otros trastornos de tensión arterial se encuentra “el monitoreo ambulatorio de tensión arterial continúo por 24 horas (MAPA) y las mediciones de la tensión arterial en casa. En el MAPA se emplea un dispositivo capaz de medir la tensión arterial repetidamente cada 30 minutos durante las 24 horas del día (incluyendo durante el sueño), paralelamente el paciente debe llevar un cuaderno de notas donde registre las actividades realizadas con el fin de compararlas con las cifras aportadas por el dispositivo”.

Estas mediciones pueden realizarse por el mismo paciente con un equipo digital en su hogar, pero es importante medir la tensión durante 7 días continuos en la mañana y en la tarde.

Lea también: Mayo Clinic entre las 100 mejores empresas para trabajar

¿Se puede tratar?

Por su parte se recomienda la implementación de cambios terapéuticos en el estilo de vida, además de un seguimiento estricto de las cifras de tensión arterial en todos los pacientes con HBB.

Asegura el experto que “se recomienda el empleo de fármacos antihipertensivos en aquellos pacientes en los que se demuestren lesión de órganos diana (corazón, riñón, retina, cerebro) con factores de riesgo cardiovascular (obesidad, dislipidemia, tabaquismo, alcoholismo, sedentarismo, sexo masculino, edad mayor de 50 años). No ha sido recomendado un grupo específico de antihipertensivos en el manejo de la HBB”.

La HBB una patología establecida que es considerada por algunos como “un estado intermedio entre la normotensión y la hipertensión arterial esencial (HTA-E)”. Según estudios el 46,9% de los pacientes con HBB desarrollaron Hipertensión Arterial Elevada (HTA-E), en comparación con el 22,2% de los normotensos que progresaron a HTA-E.

“Se ha encontrado mayor incidencia de eventos cardiovasculares en pacientes con HBB, lo cual se traduce en mayor riesgo de cardiopatía isquémica y accidente vascular cerebral en comparación con los normotensos; por lo tanto esta no es una entidad benigna, sino que sus efectos cardiovasculares se manifiestan a largo plazo” concluye el médico Joseph González.

A pesar de todo lo antes expuesto, hasta el momento no existe consenso en los estudios realizados con relación al riesgo cardiovascular, desarrollo de daños a órganos diana, necesidad de tratamiento farmacológico y pronóstico a largo plazo.

Para contactar con el Médico Internista Joseph A. González Sapiani puede comunicarse al 0424-2574638