Mucho cuidado con el Dr. Google

Mucho cuidado con el Dr. Google

0 222

Por Juymar García - @juymar

doctor google
Imagen referencial

“La enfermedad suele convertirse en una parte central de la identidad de un hipocondríaco. A lo que los hipocondríacos se les dificulta aceptar es que las personas normales y sanas tienen síntomas”

Arthur Barsky, Escuela Médica de Harvard

En los últimos días he estado pensando mucho en la salud del venezolano, no es un hecho aislado a la política lo que vemos a diario, nos llenamos de tanta información, cadenas, videos y malas noticias que hasta posiblemente nos comencemos a sentir enfermos sin tener nada de qué preocuparnos.

Sin embargo – siempre habrá un – sin embargo, no es tampoco un secreto que muchísimos nos hemos hecho ciberadictos al Dr. Google, como lo suelen llamar los únicos que en el planeta pueden diagnosticar cualquier mal que padezca nuestro cuerpo físico, ya que el mental también tiene sus especialistas bien ganados.

El tema peligroso es que cada día las búsquedas de diagnósticos y tratamientos a priori se ven con mayor frecuencia y ningún paciente de este doctor sin estudios se escapa de la automedicación.

La era tecnológica sí ofrece algunos portales de contacto directo con especialistas que antes de comenzar una charla con quien busca orientación para su malestar le invitan a acudir a los centros asistenciales y a su médico de cabecera para que realice los análisis pertinentes.

Leía con suma preocupación un estudio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, el cual determinó que quienes padecen cibercondría, buscan información en Internet sobre síntomas comunes y los interpretan erróneamente como enfermedades graves. El 80% de las búsquedas en Google de cualquier síntoma derivan en cáncer, cosa que no es cierta, un síntoma por más severo que parezca no necesariamente es una enfermedad maligna o terminal.  Este diagnóstico anticipado puede llevar al consultante a severos riesgos como desestimar tratamientos oportunos, crisis nerviosas, negación al tratamiento y creer que en realidad padece cualquier patología crónica o de desenlace fatal.

Dr Google
Foto referencial

Lea también: Las Redes Sociales y los niños: Un problema de seguridad, salud y bienestar

Un mal del milenio

Llegar a consulta con la mitad del trabajo hecho es malo para el médico, deja en entredicho su trabajo, y peor aún es enfermar de cibercondria en épocas de adelantos farmacológicos y con tecnología de punta en procura de una salud impecable. La cibercondria es un término si se quiere nuevo, pero que ha aplicado desde que Internet existe. Revisemos un poco los síntomas y riesgos de este mal tecnológico que puede dañar su salud.

¿Qué es la cibercondría?

El concepto de Cybercondría (de ciber e hipocondrio) se refiere a la persona que busca sus síntomas en la red y con la información obtenida se auto-medica.

Cada vez más los consultorios médicos se ven invadidos por “cibercondríacos”, una variante de hipocondríacos que sufre mayores trastornos de ansiedad al descubrir el diagnóstico a su enfermedad en las páginas de algún buscador de Internet, y suelen exponer de manera airada y con creciente preocupación sus síntomas al doctor.

Lo más grave de padecer esta enfermedad cibernética es que mientras más se profundiza en un síntoma, más gravedad del padecimiento encuentran y con ello la sugestión a la gravedad. Pero como para todos los males existe alguna solución es necesario educar y prevenir antes de caer en las garras de la curiosidad que “siempre mata al gato”.

Cómo prevenir la Cibercondria

Como siempre, la primera recomendación es ser precavido con respecto a los contenidos que consume desde Internet. En el caso de una duda comprobada y no fundada en supuestos, acuda al médico, quien le sabrá hacer un análisis más adecuado. No se sugestiones: recuerde que hay males que todos sufrimos sin siquiera darnos cuenta, y no por ello significa que tengamos alguna patología o enfermedad. Evite poner su vida en riesgo por una simple gripe.

Hasta la próxima semana cuando tendremos otro tema de salud y tecnología.

Juymar García

Comentarios