La pasión de Eduardo Rodríguez Giolitti es comunicar. Su imagen y su voz han sido familiares para los Venezolanos desde hace muchos años. Nos ha anunciado buenas y malas noticias; a través de sus entrevistas nos ha mostrado la esencia de gran variedad de personajes; escuchamos sus comentarios a través de la radio y confiamos en sus opiniones; disfrutamos sus conferencias en las que comparte claves para evolucionar como personas. Con este libro, Eduardo continúa comunicando.

Como él mismo lo expresa, en su libro, “encontraras el compendio de mis principales propuestas para valorar la vida; esas que nacen, se consolidan y complementan en el tiempo”.

Lea también:  Libro: Ellos vivieron en el país porvenir

¿Por qué ese título del libro?

Las letras pequeñas de la vida es mi manera de llamar a los detalles, así como las asignaturas para mí son las diferentes experiencias que nos hacen crecer y nos hacer aprender. Este libro es fundamentalmente un llamado a la sensibilidad.

¿Qué nos podemos encontrar de Eduardo en cada conferencia que ofreces?

Quizá un Eduardo poco imaginado para quienes me han seguido, desde la formalidad de las entrevistas, de las noticias, del periodismo. Un Eduardo humano, un Eduardo que viene a pedirte que seas sensible, que valores tantas cosas positivas que nos están pasando dentro de las dificultades, un Eduardo que te invita a protegerte internamente, a cuidarte en valores, a cuidar tu imagen.

Lea también: Libro: La Distorsión del Amor

Si quieres saber más sobre Las letras pequeñas de la vida y Eduardo Rodríguez, escucha la entrevista a continuación:

Eduardo en este libro nos habla de encuentros, de despedidas, de cambios, de agradecimiento, de decisiones, de descubrimientos personales. Nos lleva a través de sus experiencias a fijarnos en detalles que pasamos por alto en nuestro propio andar. Nos lleva a encontrarnos a nosotros mismos a través de sus palabras, a identificarnos con lo que nos cuenta, para que al final entendamos que lo más importante de nuestra existencia está en saber ver las letras pequeñas de la vida.

Lea también:  Libro: La felicidad es el camino, no la meta

Fuente: Eduardo Rodríguez Giolitti