La montañista y atleta Giselle Cesin, en entrevista con A tu Salud la revista, comenta su preparación para subir el Everest. 

Desde Septiembre del 2015 decidió emprender este reto que desde la adolescencia soñaba con realizar.

Cesin cuenta que entrena de 10 a 30 horas a la semana debido a que ya ha subido otras montañas en América Latina y Europa.

Escucha cómo será su travesía, en compañía del periodista Alberto Camardiel, para su próximo ascenso al Everest; la montaña más peligrosa del mundo.

Marcando pauta

Luego de convertirse en la primera mujer venezolana en llegar a la cima de El Denali, en Alaska, hoy se prepara para escalar el punto más alto y el lugar más peligroso de la Tierra: el Monte Everest. 

Nadie imaginaría que la gran hazaña realizada por el equipo de Proyecto Cumbre Venezuela en 2001 la haría anhelar practicar una de las disciplinas más demandantes en el deporte mundial: el alpinismo.

¿Que significa para Cesin este desafío?

Para ella es un legado super importante, es un sueño que desde pequeña tenía. Por eso dice que los sueños “no tienen fecha de vencimiento” y que también es algo que se transforman y se vuelven mas grandes.

Lea también: Kerlyn Figueroa va por el Everest

Estuvo practicando este año en El Aconcagua, en Argentina; pero el campamento en el que estaba se incendió y ella sufrió lesiones. Se fue a Panamá, donde la curaron, y de ahí a Boulder, en Estados Unidos. Allí continúa con la preparación para llegar a la cumbre más alta.

Ya ha superado retos importantes. En dos oportunidades nadó en las peligrosas aguas que separan la isla de Alcatraz de San Francisco, también en Norteamérica.

Giselle Cesin, también ha conquistado el Pico Bolívar, en Venezuela, y a finales de 2015, llegó a la cima de las tres montañas más altas de Ecuador, los volcanes Cayambé, Antisana y Chimborazo; teniendo este último una altura de 6.310 msnm.