La patología más peligrosa que puede atacar al seno, es el cáncer de mama. En la actualidad, se han realizado potentes campañas para evitar que el padecimiento pueda ser expansivo en las mujeres (género que más comúnmente lo padece) y en el mundo entero.

Sin embargo, a pesar de que insta a las féminas a realizarse el autoexamen, siempre es necesario consultar a un especialista cuando existe una anomalía en el cuerpo.  Sobre todo cuando la glándula mamaria segrega líquidos sin razón aparente.

Así lo explicó el médico ginecólogo del Centro Profesional Caracas en San Bernardino, Carlos Maris, quien detalló que a través de la citología mamaria se puede ayudar a descartar cualquier problema en el seno, principalmente la presencia de células cancerígenas en él.

Lea también: La citología puede detectar otros tipos de cáncer

“La producción de líquido puede tener muchas razones”

El experto indicó que con este procedimiento “lo que se hace es tomar una muestra del líquido que emana del pezón con un porta objeto y verlo a través del microscopio; sea agua, leche, sangre oscura; sea amarillo o verde; y ver qué tipo de células están ahí, y eso te da una idea de lo que ocurre dentro de la mama”.

Existen secreciones “benignas” y “malignas”, que pueden se determinadas de acuerdo a la forma de la misma bajo el microscopio y de ahí, poder determinar el tratamiento a seguir.

“La producción de líquido puede ter muchas razones” detalló el especialista “Las inflamatorias son una de las principales”.

Con este procedimiento de la citología mamaria “pueden detectarse problemas precancerosos o cancerosos en los conductos”, dijo Carlos Maris, quien indicó que además se podrían evidenciar patologías como quistes, problemas de leche, de pus o de líquido infeccioso dentro de las glándulas.

“Pueden haber muchos tipos de patología. Casi siempre cuando se hace una citología, se busca descartar algo malo”, señaló y agregó que básicamente lo que se busca descartar que lo que esté saliendo a través del pezón no sea producto de un cáncer.

Sin una edad específica

Este examen, de acuerdo a lo dicho por el médico ginecólogo, no es similar a la citología anual que se hace de cuello uterino, sino que “solamente se hace si hay secreción espontánea por la mama” o cuando se hace la evaluación, y el galeno aprieta, generando que brote líquido.

“Si sale algo al hacer eso, se procede al examen. Si la paciente no experimenta nada. Si no le sale nada, entonces no se hace”, puntualizó.

Aseguró que esta anomalía no tiene una edad específica para que se detecte, pero las causas que la producen sí podrían variar. “Si la mujer es joven las razones podrían ser diferentes a cuando es de más edad. Cuando es de más edad se piensa que tiene que ver más con cáncer. Cuando es más joven, se piensa que es menos esa razón”, explicó el doctor Maris, ya que si la mujer joven estuvo amamantando, podría ser que el calostro (la leche que produce la mama) aún no se ha secado.

Lea también: Nueva tendencia: prótesis mamarias con microchips

Prevencion es la clave

Al aplicarse este examen, se requiere un poco de paciencia por parte de la paciente, ya que aproximadamente los resultados estarían listos en unos 15 días continuos tras la realización del mismo. “En algunos lugares puede que estén listos de tres a cuatro días. Sin embargo, casi nunca pasa de los 15 días”, apuntó.

Tras conocer el resultado de qué produce la secreción en la mama, el doctor Carlos Maris explicó que el tratamiento variará de acuerdo al tipo de líquido que haya sido analizado.

“Si la secreción es inflamatoria, se hace tratamiento para la inflamación. Si es infección, se le indica a la paciente que tome antibióticos si hay fiebre, enrojecimiento, el tipo de antibiótico varía de acuerdo al tipo de obstrucción en la mama. Si hay cáncer, se hace una biopsia”, aclaró el especialista, quien agregó que en estos casos existen varios procedimientos a seguir.

“Está la que es dirigida por eco, que se hace con más regularidad. También encontramos la que es la biopsia asistida por el paciente, que al hacer un palpo en la zona, se detecta un bulto duro, diferente a la textura que puede haber en otros lados.  Se puede aplicar además la biopsia sencilla a través de una punción de boafina, que saca células para ver qué está  pasando. O se puede hacer una biopsia más grande”.

Sin embargo es necesario contar con un “esfuerzo multidisciplinar entre radiólogos, patólogos y clínicos”, para que puedan dar un diagnóstico certero.

El médico ginecólogo Carlos Maris trabaja en el Centro Profesional en San Bernardino, Caracas. Para cualquier consulta, pueden contactarlo a través de su correo electrónico: carlosmaris@hotmail.com o a través del 0416-633.85.56.