Todos en algún momento nos hemos sentidos frustrados. Este es un estado emocional que se puede manifestar en nosotros en cualquier circunstancia por más simple o pequeña que esta sea.

“Básicamente nos sentimos frustrados cuando lo real no coincide con nuestro ideal”, explicó la psicóloga del Instituto Venezolano para el Desarrollo Integral del Niño, (Invedin), Daniela Mendoza.

Este estado emocional puede ser considerado también como un malestar a nivel psicológico, debido a que la frustración es vista como una reacción primitiva del ser humano, es decir, podemos gestionarla de forma adaptativa.

“Al fin y al cabo es un estado transitorio, pero se convierte en un problema cuando la persona desarrolla pensamientos automáticos e irracionales ante esta vivencia, haciendo interpretaciones erróneas, por lo que se le dificulta desarrollar adecuadamente lo que conocemos como tolerancia a la frustración”, aseguró la especialista.

Lea también: Frustraciones ¿Es importante sobreponerse?

¿Cómo reconocer a una persona con baja tolerancia a la frustración?

El ser humano tiende a desarrollar habilidades a nivel psicológico para superar las adversidades. Estas personas poseen una alta tolerancia a la frustración, pero también existen aquellas que por más que lo intenten su nivel de tolerancia es bajo. La psicóloga Daniela Mendoza, detalla a continuación algunas características para que se pueda reconocer este estado emocional.

“Suelen ser personas con muy poca flexibilidad y adaptabilidad,

Tienen poco control de sus emociones,

Tienden a ser sobre exigentes o perfeccionistas,

Son impacientes e impulsivas,

Esperan resultados rápidos y les cuesta esperar,

Suelen ser poco persistentes, abandonan la actividad y se desmotivan con facilidad ante los conflictos (por más pequeño que sea)”.

No todo es blanco y negro

La frustración puede llevarnos a estados profundos como la depresión, por lo que es importante acudir con un profesional para tratarla de la manera adecuada.

Por su parte, la tolerancia es una habilidad emocional que nos permite mantenernos estables aún cuando las cosas no resulten como queremos. Esta es una “actitud de aceptación”, que si la trabajamos como es debido, podríamos empezar a ver el vaso medio lleno y no medio vacío.

La psicóloga Daniela Mendoza comparte varios tips para empezar a trabajar la tolerancia ante la frustración:

Colócate metas realistas y alcanzables

Antes de establecerte un objetivo, asegúrate de que estos sean consistentes con la realidad y por ende, puedas alcanzarlos. No te dejes llevar por la desesperación o el deseo de abandonarlo todo.

Busca nuevas alternativas

Mantén una actitud de flexibilidad. Plantéate otras formas de resolver los conflictos.  Además de las metas que te planteaste, siempre busca tener metas sustitutivas, es decir, un “Plan B”.

Identifica tus pensamientos automáticos

Las distorsiones cognitivas son interpretaciones erróneas que hacemos de la realidad.

Sustituye tus pensamientos automáticos por pensamientos alternativos

Reflexiona y cuestiona la validez que tienen tus propios esquemas cognitivos, y busca sustituirlos por pensamientos más realistas, que te llevarán a sentir emociones más positivas.

¡Lo más importante es desarrollar creencias lógicas! Te permiten tener mayores recursos psicológicos para tolerar la frustración y pensar que no todo es perfecto, las situaciones no son “blanco o negro”.

Aprende y pon en práctica técnicas de relajación

Cuando te sientas frustrado, practica algunas técnicas de relajación que te permitirán alcanzar la calma ante tantos sentimientos negativos, y tener mayor control sobre lo que ocurre en tu cuerpo.

Piensa a largo plazo

Trabaja duro por cumplir tus objetivos, pero debes aprender a ser paciente. Es necesario recordar que las cosas no siempre van a suceder cuando se esperan. Mantén una visión a largo plazo.

Deja de lado el autoreproche y aprende de los errores

De nada vale que te culpabilices por las situaciones, tómalas como un aprendizaje. Recuerda que los fracasos te permiten salir fortalecido si no te dejas derrumbar por tus pensamientos negativos.

Lea también: Frustración … sentimiento común que debemos manejar!!!

La psicóloga Daniela Mendoza, es egresada de la Universidad Metropolitana y la podemos contactar en INVEDIN, también en la Fundación Motores por la Paz y en la Sociedad Venezolana de Niños y Personas con Autismo (SOVENIA) o a través de su correo danielarmendozaq@gmail.com