3D al servicio de la salud y mucho más

3D al servicio de la salud y mucho más

0 115

Por Juymar García @juymar

flexible
Foto referencial

La tercera dimensión una novedad tecnológica

que imprime salud

 

Hablar de tercera dimensión puede sonar bastante futurista, y sin embargo, nos debemos remontar al año 1890, cuando se dieron los primeros pasos a lo que conocemos como 3D y que quizás únicamente asociamos a las grandes obras cinematográficas que nos permiten recrear a través de unas lentillas bicolor, todo un mundo de sensaciones oculares que la pantalla plana no nos deja mirar.

Pero mucho más allá del cine están los usos que hoy se le puede dar a la tercera dimensión y es su aplicación en la salud, la biomedicina y la cosmética del ser humano que cada día se vale más de sus beneficios para superar desde enfermedades preexistentes, hasta la sustitución de órganos y miembros del cuerpo humano.

Los historiadores señalan que William Freese-Greene y Frederick Eugene Ives son los pioneros de las cámaras de tercera dimensión y que sus primeros pasos fueron realmente hacia la industria del entretenimiento, de allí que otras disciplinas, no tardarían en comenzar estudios para su aplicación de forma particular y así como llegamos al uso de la 3D en las ciencias dedicadas a la salud.

impresión 3D
Foto referencial

Lea además: Las Redes Sociales y los niños: Un problema de seguridad, salud y bienestar

A Tu Salud desde el lente 3D

Uno de los adelantos que más impacto ha causado la impresión 3D es el de un modelo de corazón que ayudará a cambiar el complicado pronóstico de los pacientes con complicaciones cardiológicas.  Este modelo es una técnica de bioimpresión en 3D que permite imprimir tejido del corazón con materiales blandos evitando los problemas clásicos de derretimiento y eliminación por calentamiento corporal, que antes era imposible de lograr.

La industria de la 3D prevé se puedan reproducir prótesis, de rodilla o cadera, por ejemplo, y en muy poco tiempo seamos capaces de ver como se reproducen en serie órganos vitales. En concreto, sabemos de una impresora llamada Biobots que a partir de células vivas y biomateriales (material diseñado para actuar con sistemas biológicos con el fin de evaluar, tratar, aumentar o reemplazar algún tejido, órgano o función del cuerpo) es capaz de crear modelos de tejidos vivos y órganos humanos.

Lea también: Hombre tetrapléjico logró tomar agua y comer por sí solo

En la farmacia y la cosmética

Otra estupenda noticia nos refiere que EE.UU. dio luz verde a la primera pastilla creada con una impresora 3D, pudiendo así crear fármacos personalizados según las necesidades de cada paciente.

Y no estamos hablando de un futuro lejano, cada día los investigadores hacen sus mayores esfuerzos para lograr que los adelantos aporten no sólo más años de vida al humano, sino que también esos años sean con calidad de salud.

Estudios más profundos revelan que a partir de la personalidad de cada individuo y sus tejidos, también la alimentación será beneficiada por la impresión 3D, porque desde la personalización relacionada tanto con los niveles de nutrientes individuales como desde la perspectiva emocional se crean diseños de alimentos que son los que necesita cada cuerpo.

Gartner Inc. La más grande de las empresas consultoras y de investigación de las tecnologías de la información con sede en Stamford, Connecticut, Estados Unidos, en 2016 informó que una de las industrias de tecnología que más repunte tendrá este año 2017 será justamente la de 3D en los sectores de la salud, sea cual sea la especialidad y uso porque la cosmética también se beneficiará de esta tendencia mundial.

Hasta la próxima semana cuando estaremos en A Tu Salud llevándoles más de tecnología para la salud.

Comentarios