Efectivamente existen alternativas a los medicamentos para el dolor crónico. Las investigaciones revelan que cuando se los incluye dentro de un plan integral de tratamiento, dichas técnicas pueden ser muy eficaces para reducir el dolor. En conjunto, esos medios para controlar el dolor generalmente se conocen como medicina integrativa.

Hable con su médico de cabecera acerca de otras posibilidades para controlar el dolor, más allá de los medicamentos. Si ese profesional no supiera acerca de la medicina integrativa, solicítele que lo remita a otro proveedor de atención médica especializado en el control del dolor.

Lea también: ¿Cómo la reserva grasa del hígado provee energía durante el ayuno?

Dolor crónico

El dolor crónico es un problema común. Según los Institutos Nacionales de Salud, en Estados Unidos, más personas sufren de dolor crónico que de diabetes y cáncer combinados. Además, el dolor crónico es la causa más común de discapacidad en Estados Unidos.

Tradicionalmente, el primer paso en el tratamiento del dolor crónico ha sido la administración de medicamentos, entre ellos analgésicos fuertes como los opioides. No obstante, eso puede ser problemático porque los opioides no solamente son fármacos poderosos, sino que también pueden conllevar graves efectos secundarios y crear un alto riesgo de adicción cuando se consumen de forma prolongada. Los problemas relacionados con el consumo de opioides para aliviar el dolor han vuelto fundamental la consideración de otras tácticas para controlar el dolor crónico.

Anteriormente, en algunas situaciones en las que los medicamentos no fueron una buena alternativa, se recomendó la cirugía como el siguiente paso; pero afortunadamente ahora existe una amplia gama de alternativas, más allá de los medicamentos y de la cirugía, que ha demostrado servir para aliviar el dolor crónico.

dolor

Foto referencial

Lea además:  Exitoso trasplante de cara a hombre en Wyoming (videos)

Medicina integrativa

Un tipo común de medicina integrativa que se aplica con frecuencia en Mayo Clinic es la acupuntura. Esa técnica implica introducir en la piel agujas sumamente finas en ciertos puntos estratégicos del cuerpo para reducir el dolor. La frecuencia con la que se necesitan los tratamientos depende, en gran parte, del tipo y fuerza del dolor.

La terapia con masajes también puede ayudar a reducir el dolor. Varios estudios plantean que el masaje puede surtir efecto como parte de una estrategia general para controlar el dolor del cuello y la espalda. Mayo Clinic ha llevado a cabo más de una docena de ensayos clínicos sobre el masaje y descubrió que es valioso para una amplia variedad de casos de dolor. Mayo Clinic ahora ofrece la terapia de masaje con regularidad a los pacientes.

Los ensayos clínicos demostraron que las terapias de mente y cuerpo son otro método capaz de alterar bastante el dolor crónico. El propósito de esos tratamientos es ayudar a relajar y mejorar la comunicación y conexión entre el estado de ánimo y la salud del cuerpo. El yoga, el tai chi, la meditación y la visualización dirigida recaen dentro de esta categoría.

Lea además: ¿Pueden evitar hospitalizaciones pacientes con dolor en el pecho?

Suplementos

Usted también preguntó acerca de los suplementos. Existen dos en particular que son esperanzadores para aliviar el dolor: el primero es la S-adenosilmetionina, normalmente llamada SAMe, que ha sido estudiada por su capacidad de reducir la inflamación y aliviar el dolor en la artritis; el segundo es la curcumina, sustancia presente en la especia conocida como cúrcuma, que también puede ayudar a reducir la inflamación. Las primeras investigaciones parecen señalar un beneficio en quienes padecen ciertos tipos de dolor crónico y consumen esos suplementos. No obstante, tenga cuidado con los suplementos y no empiece a tomar nada antes de hablarlo con su proveedor de atención médica para verificar que sea lo correcto en su situación.

Todos estos tratamientos pueden ayudar a reducir el dolor crónico, pero ninguno lo cura, sino que solo ayuda a controlar los síntomas. A fin de lograr el máximo efecto, hay que integrarlos dentro de un plan general de tratamiento que también incluya métodos tradicionales para controlar el dolor, como fisioterapia, ejercicio y nutrición balanceada. Cuando se pone a estos tratamientos dentro del contexto de este tipo de método integrado, muchas personas observan que en el control del dolor crónico, la aplicación de estas alternativas comprobadas a los medicamentos aporta un beneficio importante.