El Dr Wilson Muñoz médico cirujano especialista en nutrición del Centro Médico Cuerpos y Caras en Forma nos comenta que más del 80% de las personas padecen de hígado graso.

El hígado graso, comúnmente conocido en el ámbito sanitario como esteatosis hepática, es una enfermedad generalmente benigna del hígado que se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y de triglicéridos en las células hepáticas.

En entrevista con A tu Salud la revista, el galeno nos explica en detalle esta patología:

 

Lea también: Jugo para bajar el colesterol (video)

Alcohol: factor de riesgo

Los síntomas del hígado graso por regla general suelen ser dolor en la parte superior derecha del abdomen, malestar general, fatiga crónica y sensación de pesadez, en especial después de las comidas.

Muñoz dice que el lícor es el enemigo número uno mortal del hígado graso, aparte de las grasas saturadas, grasas industriales o grasas trans.

Nuestro hígado es el sistema de almacenaje, reserva y desintoxicación de nuestro cuerpo, comenta.  Por eso las personas con hígado graso pueden sentirse cansadas o tener malestar abdominal leve: pero por lo demás, suelen no tener síntomas.

Recomendaciones
    • Bajar las proporciones de harinas y frituras.
    • No consumir alimentos procesados.
    • Usar aceite de oliva para las comidas.
Tratamiento

El tratamiento del hígado graso se centra en controlar o eliminar la causa que provoca el trastorno. Por ejemplo, se debe:

Dejar de tomar cualquier medicamento que pueda estar causándolo

Perder peso

Adoptar medidas para controlar la diabetes o reducir los niveles de triglicéridos

Dejar de beber

La vitamina E y las tiazolidinedionas (como rosiglitazona o pioglitazona, que se utiliza para tratar la diabetes) pueden ser de alguna ayuda en el tratamiento del hígado graso que no está causado por el alcohol.

Sin embargo, el diagnóstico y el tratamiento debe ser realizado por un médico especializado.