Tan común que ya no identificamos la depresión…

Tan común que ya no identificamos la depresión…

0 129

Por. María Laura García

depresión
Foto referencial

La depresión es un trastorno mental, lamentablemente, cada vez más común, no sólo en Venezuela, sino en el mundo. En otras latitudes, la presión social, las dificultades cotidianas, las pérdidas afectivas, los deseos no satisfechos, las carencias y los estándares tan altos por los cuales se nos califica como exitosos o no; son los que hacen que la mayoría de las personas sientan un desasosiego o desesperanza recurrente que los conduce a la “tristeza instaurada”.

En Venezuela a lo anterior se le suman otros detonantes terribles solo quizás comparables a los que pudieran existir en países como por ejemplo, Siria y muchos otros de África y el medio oriente…

Sí, definitivamente, el 90% de los venezolanos estamos abatidos, tristes y sin ánimo, pues son demasiadas las causas que puedo seguir enumerando pero la principal es que sentimos que NO HAY FUTURO. Ahora bien, lo peor es QUE NI LO NOTAMOS.

depresión
Foto referencial

Lea también: Conoce cómo la privación del sueño afecta nuestro cerebro (+video)

Por qué es grave? Porque vivimos luchando internamente, sacando fuerzas de donde no las tenemos para cumplir con lo cotidiano y las necesidades, que cada vez son mayores, nos arropan para sumergirnos en el desgano y una desesperanza que se ha hecho tan normal, que no la notamos, algo muy peligroso, ya que ese tipo de sentimientos son los que van enfermando a la gente y adentrándolas en un círculo vicioso: ansiedad, enfermedad – más depresión y desgano / más enfermedad, insomnio- más decaimiento, etc.

Sí, hay muchas razones, lo sé, pero también hay muchas más para seguir con FE hacia adelante.  Hay que encontrar las herramientas; yo  vivo haciéndome de las mías para no caer en depresión que es una afectación del estado de ánimo, cuyo síntoma habitual es el experimentar una sensación permanente de infelicidad, tristeza y en un desgano que nos paraliza y nos impide accionar.

Por eso desde hoy, voy a tratar de volver a la normalidad, pero una “nueva normalidad”, trabajo combinado con lucha, es decir, bregaré por la salud, les mostraré como cuidar la mente y el espíritu en la cotidianidad (TV y mis redes) más sumaré a eso el trabajo colectivo de salir a construir país alzando mi voz en la calle, hablando con todo aquel que me encuentre y desde mi espacio de radio, porque la mejor manera de hacer posible una mejor Venezuela, es que cada uno de nosotros se convierta en un “modelo a seguir”.

Lea también: ¡Aprende a proyectar tu salud con estas técnicas! (+video)

Amigos solo quiero que entiendan esto, sin salud no hay lucha y sin lucha no hay democracia, pero sin democracia no hay lugar para una buena salud y calidad de vida.

Entonces comiencen por lo más pequeño, cuiden de ustedes para poder luchar y hagan lo posible para mantenerse sanos física y mentalmente.

Este es un extracto de la columna original publicada en Caraota Digital 

Comentarios