Si eres de los que al realizar ejercicios tienes que parar por un dolor que se aloja en tu rodillas, posiblemente estés sufriendo del síndrome del dolor femoropatelar.

El especialista del Hospital La Luz de Madrid en Traumatología y Cirugía Ortopédica, el Dr. Rafael Delgado Velilla, explicó que este síndrome se diferencia de otros por que el dolor se ubica en la parte delantera y el hueso de la rodilla, alrededor de la rótula, además que por lo general suele presentarse más en las mujeres, en adultos jóvenes y en personas que no realizan ningún tipo de deporte.

Rodilla de corredor o rodilla de saltador, son los nombres con que se conoce comúnmente este síndrome. Según la Academia Americana de Cirugía Ortopédica, este dolor surge por realizar actividades deportivas fuertes que generan tensión repetida en la rodilla. Por ejemplo, trotar, hacer sentadillas y subir escaleras. También puede aparecer por cambios repentinos en la actividad física.

Lea también: 6 ejercicios que te ayudarán a fortalecer las rodillas

Causas del dolor

El especialista indicó que este tipo de actividades provocan que el cuerpo esté en flexión, lo que ocasiona que la rodilla aguante el peso del mismo haciendo función de muelle.

“De esta forma, se sobrecarga y se asocia muchísimo a patologías de rótulo, que genera un rozamiento. A larga genera sobrecarga y dolor, dentro de la patología no traumática, simplemente por hacer el deporte, no porque haya habido una lesión”, aseveró.

En el caso de correr, el dolor se produce por un impacto en la rodilla.

“Los dos pies están en el aire, entonces, al pisar, el siguiente paso es un impacto, es un salto, impacta contra el suelo la rodilla, y ahí se daría lugar a la sobrecarga. Evidentemente una buena musculación previene las posibilidades de tener otro tipo de problemas en la rodilla”, sentenció el médico traumatólogo.

Asimismo, precisó que el dolor puede surgir por lesiones degenerativas, traumáticas o que hayan pasado desapercibidas.

“Una cosa es que nos duela por la falta de capacidad muscular y después de la actividad nos genera sobrecarga, y otra es que nos duela mientras la usamos. Si es posterior es una sobrecarga por falta de preparación muscular porque nos hemos pasado de actividad”, agregó.

¿Cómo prevenirlo?

El Dr. Delgado Velilla comentó que la mejor forma de prevenir el dolor de las rodillas es con una buena preparación física, es decir, teniendo un calentamiento, reforzando los cuádruceps y los isquiotibiales y manteniéndolos en forma, pues éstos son los que amortiguarán el peso y los giros a costa de una buena musculación.

“Si hay una preparación buena previa, muscularmente hablando es más fácil que se evite una lesión ligamentaria, ya que así los ligamentos no tienen que trabajar tanto”, mencionó.

¿Cómo tratarlo?

En caso de haber sufrido una lesión, lo que se debe hacer es lo siguiente:

  • Suspender la actividad hasta que se elimine el dolor por completo
  • Realizar actividades de bajo impacto como el ciclismo o la natación
  • Descansar
  • Aplicar hielo y comprimir
  • Poner peso sobre la rodilla afectada y aplicar compresas frías de hielo durante 20 minutos varias veces al día
  • Envolver las rodillas con una venda elástica y mantenerlas elevada
  • Tomar antiinflamatorios si el dolor es muy fuerte
  • Evitar el sedentarismo

Lea también: Conozca las lesiones más comunes en las rodillas

Con información de sumedico