La vagina es uno de los órganos más complejos del cuerpo femenino. Es una zona muy sensible a los cambios por lo que es muy común que se presenten hongos y/o infecciones vaginales.

Este órgano tiene su propio sistema de regulación, es decir, el mismo se encarga de mantenerse sano y libre de bacterias que puedan llegar a afectar su parte interior mediante un pH ácido.

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

¿Qué pasa cuando existe una infección por hongos?

El hongo vaginal es un mal bastante común en las féminas. Aparecen cuando la vagina no ha podido defenderse con su barrera natural, por una alteración en su pH ácido, por lo que es probable que en algún momento hayas presentado o sentido picazón en la vagina, ardor, molestias al orinar o al mantener relaciones sexuales, enrojecimiento en la zona y un flujo grisáceo y grumoso. Estos síntomas persisten unos días y desaparecen únicamente con un tratamiento fungicida recitado por un ginecólogo.

Existen cuidados avalados por los especialistas para proteger nuestra zona íntima sana y evitar los desagradables síntomas de una infección por hongos. Conócelos.

Higiene frecuente, pero no excesiva

Es fundamental mantener una higiene adecuada en nuestro órgano para evitar infecciones, pero también es importante tener un equilibrio. El exceso de higiene, como las duchas vaginales, o los productos muy agresivos también pueden alterar la flora de la vagina, y eliminar su barrera de defensa natural.

¡Recuerda que la vagina tiene su propia forma de autorregularse!

NO a jabones perfumados

Los productos agresivos, como jabones perfumados o desodorantes vaginales también son una amenaza para la flora vaginal natural. La mejor opción son los jabones con pH neutro. Estos respetan la acidez que la vagina necesita.

Mantén la zona limpia y seca

La humedad favorece la aparición de candidiasis (hongo vaginal más común), porque es un ambiente en el que los hongos se sienten cómodos y pueden proliferar. Por eso, es importante mantener la zona íntima limpia y seca.

Opta por ropa interior de algodón

La ropa de algodón es la más adecuada para mantener un ambiente seco. Además, que el algodón permite que la piel respire.

Evita ropa muy ajustada

Usar ropa ajustada no solo es malo para la correcta circulación en la sangre, sino que puede provocar que la piel no respire de manera adecuada, y se produzca una sudoración excesiva.

Limpia de adelante hacia atrás

La mayoría de las bacterias y microorganismos que provocan infecciones en la vagina viven en el recto y el ano. Si aplicamos un movimiento desde adelante hacia atrás impedimos que éstos lleguen a nuestra vagina.

Dieta rica en fibra y baja en azúcar

Si sufrimos de infecciones por hongos frecuentes (aparecen entre 3 y 4 veces al año) se recomienda llevar una vida más saludable con una dieta rica en fibra y pobre en azúcares. La causa es que el hongo de la levadura se alimenta de azúcares.

Sé constante con el tratamiento

El tratamiento de los hongos vaginales suele requerir productos fungicidas en cremas o en óvulos que se colocan en el interior de la vagina. De 6 ó 7 días, la infección desaparece con éxito. Sin embargo, si no aplicamos el producto cada día, puede que no sea suficiente para acabar con la infección y ésta persista.

Utiliza el preservativo

Si sufrimos de una infección por hongos vaginales es probable que nuestra pareja este contagiado también. La sintomatología masculina es totalmente distinta a la de las mujeres, pues suele ser menos evidente y se tiende a creer que no se ha infectado. Es por eso, lo importante de tomar medidas adecuadas y evitar que la infección se vuelva un estilo de bumerán sin cesar. Cuida a tu pareja y cuídate usando preservativo durante todo el tratamiento.

Pide ayuda a tu médico si la infección persiste

Si se sospecha de una infección por hongos en la vagina lo mejor es acudir al médico de confianza para que determine la causa exacta e indique el tratamiento a seguir. No es lo mismo una infección por hongos que ocurre por primera vez que una infección recurrente. Si esto sucede más de tres o cuatro veces al año, es posible que el problema empeore y se convierta en una patología más grave.

Lea también: Tratamientos naturales y sencillos para las infecciones vaginales

Con información de: www.elciudadano.cl