Los abrazos posiblemente sean la mejor manera de hallar alivio a las tensiones y aflicciones.  Y los abrazos familiares, o de personas queridas, suelen ser aún más reconfortantes. Los adultos deben ser un ejemplo, en este sentido, para los jóvenes y niños en el hogar; donde deben procurar un trato amable  y afectuoso con todos los miembros de la casa.

Nadie podrá abrazar a otro, aunque pertenezca a la misma familia, si no se siente libre de hacerlo. En el Día Internacional de la familia, aprovechamos la oportunidad de recordarte que siempre hay buenas razones, y buenos momentos, para los abrazos familiares.

Lea también: Programa Sanación Activa para el alcance del bienestar

Razones para dar y recibir abrazos
  • Los abrazos están indicados como terapia pues incrementan la autoestima en momentos críticos. Las mujeres requieren más abrazos por los cambios hormonales y emocionales que experimentan; pero los hombres también necesitan ser abrazados.
  • Los  abrazos largos incrementan la cantidad de serotonina en el organismo causando un estado de felicidad.
  • Los abrazos relajan los músculos y tejidos blandos, dando alivio a ciertos dolores y tensiones musculares al aumentar la circulación en los tejidos.
  • Ser abrazado nos estimula a sentirnos parte de quienes nos abrazan. En la familia es una manera de consolidar el vínculo emocional entre los miembros y hacerlos sentir amados.
  • Tanto cuando damos abrazos como cuando los recibimos, nos sentimos seguros y confiados. Abrazar nos habilita para amar y ser amados.

Imagínate cómo sería el mundo si más personas se sintieran amadas, reconfortadas y animadas gracias a un abrazo, en lugar de recibir palabras de rechazo y dolor.

Tú puedes hacer un gran cambio comenzando en tu familia con tus seres queridos. Ellos precisan que tú les muestres la importancia de los abrazos familiares.

Anímate a abrazar más, toma como regla el abrazar varias veces por día a las personas que amas y verás el gran cambio que sucede

También puedes consultar: Tips para mejorar tu salud emocional

Fuente imujer