Hay momentos en los que nos toca estar de pie por largos periodos de tiempo, ya sea por temas laborales o situaciones externas como las que no ha tocados vivir en las últimas semanas en nuestro país (marchas, protestas, entre otras).  Los conocedores de la materia, aseguran que esta postura vertical puede conllevar problemas de salud a corto plazo, debido a que no estamos suficientemente preparados para permanecer de pie por tanto tiempo.

Es soportable e incluso hasta normal, estar de pie por cinco, treinta minutos e incluso una hora; pero es partir de las dos horas cuando en nuestro cuerpo empiezan aparecer dolencias.

Lea también: Malestares en los pies ¿cómo tratarlos?

  Consecuencias de estar de pie
  • Dolores o afecciones de rodillas
  • Dolor lumbar y problemas cervicales
  • Los pies o piernas duelen o se hinchan
  • Se produce fascitis plantar: hinchazón en la zona del arco del pie que llega hasta los dedos
  • Surge la tendinitis o tendón de Aquiles
  • Dolores musculares
  • Problemas circulatorios
  • Aparición de varices

“Estos últimos problemas relacionados con la circulación de la sangre aparecen cuando se presenta una falla en el retorno venoso. Si se pasan largas horas de pie, esta postura obliga al aparato circulatorio a esforzarse de más para llevar la sangre de las piernas de vuelta al corazón, pues se está trabajando contra la fuerza de gravedad.  En este sentido, las válvulas venosas, al estar sobreexigidas, comienzan a mal funcionar y se acumula sangre en las venas. La dilatación crónica de esa vena, por lo general de las piernas, produce las varices”, precisó el Dr. Jesus Jatar, médico estético de Energía Vital Activa.

Consejos para prevenir la aparición de estas dolencias
  • Intenta no estar mucho tiempo quieto en la misma postura: da pequeños paseos para movilizar las piernas.
  • Combina los paseos con la elevación de talones o ponerse de puntillas.
  • Evita en la medida de lo posible los baños de agua caliente.
  • Intenta dormir con las piernas ligeramente elevadas.
  • Utiliza un buen calzado, que sea cómodo y con un tacón de unos dos cms. aproximadamente (ni con tacón alto, ni completamente plano).

Tratamientos no invasivos

Por otro lado, si ya se tienen varices o problemas de circulación existen tratamientos no invasivos que ayudan a combatir estas afecciones. Uno de ellos es la carboxiterapia.

“Este tratamiento consiste en la administración tanto cutánea como subcutánea de dióxido de carbono; un gas natural inodoro e incoloro.  Esta inyección que se realiza con una microaguja que provoca una reacción en la zona tratada mejorando así el flujo sanguíneo y consiguiendo mejorar la oxigenación de la piel. De esta forma, se restablece la función circulatoria haciendo que la velocidad y la cantidad de flujo sanguíneo se incremente”, afirmó la Dra. Francismar Lugo, médico estético de Energía Vital Activa.

Las sesiones tienen una duración de una media hora y cuando concluye, el paciente puede llevar a cabo su rutina normal de forma inmediata. La cantidad de sesiones depende de la evaluación inicial del paciente.

La carboxiterapia es ideal para el tratamiento de las microvarices pues mejora la circulación sanguínea y linfática, recupera la elasticidad de la piel, reduce la flacidez, disminuye la piel de naranja, alivia los síntomas de las celulitis, etc. Es decir, el tejido de la piel mejora en aspecto y calidad, volviéndose más tersa, suave, lisa, uniforme y elástica.

Lea también: Varices: Estos son los factores de riesgo

Para conocer más sobre esta técnica y otras más que puedan ayudar a prevenir o tratar los problemas acarreados por estar de pie por tiempos prolongados, puede contactar al Centro Médico Energía Vital Activa Telf: 0212 991 76 12. También puede visitar su página web www.energiavitalactiva.com o sus redes sociales: Twitter @energiactiva e Instagram @energiavitalactiva

Con información: NP Energia Vital Activa