La escritora estadounidense Claire Dederer, publicó su nuevo libro al que tituló ‘Love and Trouble: a Midlife Reckoning‘ en el que intentó relatar cómo fue su inesperado despertar y liberación sexual a partir de sus 44 años.

La autora, a los 44 años ya había encontrado todo lo que una mujer añora. Un gran esposo, unos hijos maravillosos y una carrera profesional exitosa. Sin embargo, Dederer sentía que le faltaba algo, y ese algo estaba relacionado con sus deseos más íntimos. Así lo indicó en el primer capítulo de su libro.

Incluso el sexo con tu marido, que siempre había sido un punto de conexión, un alivio, una liberación, se convierte en una compuerta donde se agolpan todos los extraños que empiezan a llenar tu imaginación”.

Este relato en primera persona sobre el despertar sexual de Dederer, lanzado este mes en EE.UU, es un recuento de los anhelos de la autora, que asegura en sus líneas pasar más tiempos con sus amigas o conversando con hombres con los que desearía amanecer.

“El sexo cambia y vuelve a ser sucio, justo ahora cuando te haces vieja y las partes de tu cuerpo que deberían ser suaves están engordando”, sentenció la flamante escritora. Pero el problema no es únicamente sexual sino que pone en peligro tanto su estabilidad mental como su energía y su capacidad de lidiar con el día a día, especialmente el laboral.

Lea también: Aprende a conversar sobre sexualidad con tu pareja

El sexo solo para las jóvenes

‘Love and Trouble’ pone sobre el tapete una interesante discusión sobre el sexo en la edad madura, así lo planteó la también escritora Kim Brooks en el The New York Magazine.

“Es curioso cómo hemos empezando a aceptar que las jóvenes pueden querer hacer el amor, y que ese deseo no las convierte en putas o zorras”, confesó la autora. “Pero esta nueva aceptación se esfuma cuando una mujer se casa y tiene un hijo; es en ese momento en el que todo su deseo sexual debe centrarse en su marido, contenido en insufribles citas nocturnas y masturbación a la hora de la siesta”.

Tanto Dederer como Brooks, afirman que en efecto la sexualidad femenina está cada vez más aceptada, pero solo entra la población más joven, es decir, en mujeres que aún no han formado familia. También coinciden, que esto es una doble moral respecto a lo que ocurre en los hombres, que al llegar a la crisis de los cuarenta, pareciera que sí tuviesen derecho a buscar una pareja mucho más joven e incluso dejar a sus familias.

“En el raro caso de que una mujer casada sienta deseo, siempre se atribuye o a que ella es inestable o a que su marido es infame” comentó Dederer. En conclusión la infidelidad masculina es considerada como un episodio pasajero, mientras que la femenina se convierte en “un referéndum sobre su matrimonio o una indicación de que no está consiguiendo algo de su hombre” o sea que ésta está destruyendo su matrimonio.

La trampa del matrimonio

Dederer, en su afán de entender un poco más lo qué ocurre, buscó en otra colega, Arielle Greenberg, algunas respuestas. En este caso, y a diferencia del anterior, Greenberg, decidió tomar cartas en el asunto y proponerle a su esposo algo fuera de lo común: una relación abierta “Me di cuenta de que mi libido era simplemente demasiado grande para el matrimonio” comentó. Una decisión pragmática, y que tenía como objetivo evitar caer en la trampa de pensar que la pareja debe cubrir todas las expectativas y deseos sexuales.

¿Cómo de habitual es este repentino redescubrimiento del deseo? “por cada persona como tú, con ese brillo loco en sus ojos, hay tres otras mujeres que dicen que son felices haciéndolo solo una vez al mes” escribió Dederer en la introducción de ‘Love and Trouble’.

Más allá de los pequeños episodios picantes del libro y los deseos sexuales de Dederer, con esta obra se pretende lograr la reivindicación de la sexualidad femenina después de los 40 años. “Hemos dado a las jóvenes mucha más libertad que antes, pero al mismo tiempo, la mayoría de las que eligen casarse y ser madres se decantan por ello de una forma tremendamente tradicional y que consume todo su tiempo” finalizó la escritora.

Lea también: Descubre los beneficios de la eyaculación femenina

Con información de elconfidencial