A continuación compartimos algunas de las recomendaciones más comunes a la hora de elegir, usar y cuidar tus zapatillas de correr. Muchas lesiones son ocasionadas por el uso de un calzado inadecuado así que conviene elegirlos cuidadosamente. ¿Algo más? Compártelo con nosotros.

estirar-correr-maira-prado

Foto referencial

1. Que sean bonitos, pero que sirvan

Está bien que elijas las zapatillas de correr que más te gustan, siempre y cuando estas se ajusten a tu tipo de pisada. Consulta a un especialista para conocer cuál se ajusta mejor a ti o pide ayuda en una tienda especializada en running.

Lea también: Lechuga. Una aliada para conciliar el sueño

zapatos de correr

Foto referencial

2. Hasta que la muerte los separe

Si ya has probado un modelo y marca de zapatillas que te funciona, no inventes, cómpralas de nuevo y vete por lo seguro. Cuidado con las actualizaciones de un modelo debido a que pueden alterar las características que hacen de ese tu zapato ideal.

zapatos para correr

Foto: Photos.com/fundura

3. Cuando “a última hora” es bueno

Al final del día tus pies están algo expandidos, como cuando corres un largo, y es un buen momento para probar unas zapatillas nuevas. Compra tu calzado de correr al final del día.

correr-a-tu-salud

Foto. Alejandro Córdoba

4. El tamaño sí importa

Cuando compres tus zapatos de correr, cuida de usar medio número más (en número americano) que el que usas para tu calzado habitual. Lo ideal es que los compres en una tienda especializada donde puedan medir tu talla.

Lea también: 7 señales y síntomas que no se pueden ignorar

zapatos para correr

Foto referencial

5. Llévale la cuenta a tus zapatos

Lleva un control de los kilómetros recorridos con tu calzado. Las zapatillas tienen una vida útil, medida en unos 800 kilómetros aproximadamente. Cuando estrenes un calzado, anota en tu diario, o en los propios zapatos, la fecha de compra para llevar un control.

correr

Foto referencial

6. Dos pares es mejor que uno

Rota tus zapatos de correr. Procura tener dos pares de zapatillas y rótalas usando una cada día de forma de evitar que alguna te haga daño y que su material se expanda luego de utilizarlas.

zapatilla de correr

Foto referencial

7. Sacude el polvo de tus zapatos.

Después de correr en la tierra, limpia tus zapatos con un cepillo. Para ello, mantén un cepillo pequeño a mano que te permita remover la tierra y así en tu casa no te reprocharán que te has llevado el campo a la casa.