Del estrés se ha dicho muchas veces que afecta la salud. Sus efectos sobre el organismo van desde una simple gripe, hasta una gastritis. No en balde se le conoce como uno de los asesinos silenciosos.

Pero el estrés no solo perjudica nuestra salud, sino que igualmente afecta nuestra belleza. ¿Cómo? A continuación te lo decimos:

Lea también: Alimentos que ayudan a evitar la fatiga

ojeras causadas por el estrés

Foto referencial

1.- Aparecen bolsas y ojeras

El estrés genera insomnio, y a su vez la falta de sueño termina por dañar la apariencia de tu rostro, con la aparición de bolsas bajo los ojos y de ojeras.

Si duermes poco por sufrir de estrés, es posible que al día siguiente te levantes con los ojos hinchados y lo peor es que si esto se repite va a llegar un momento en que no podrás disimularlo más.

acné producto del estrés

Foto referencial

2.- Produce acné

El estrés hace que se libere cortisol lo que puede causar problemas en la piel, indistintamente si eres propensa a sufrir de acné o no.

Esto ocurre porque dicha hormona trata de deshacerse de otras del cuerpo, lo que termina por causar los tan odiados granos y puntos negros.

Lea también: Ethy Oziel: A través del ejercicio podemos disminuir el estrés

estrés ocasiona caída del cabello

Foto referencial

3.- Perderás el cabello

El estrés puede causar la pérdida repentina del cabello, dado que interrumpe la etapa del crecimiento del folículo piloso y lo pone en fase de reposo antes de tiempo.

el estrés produce arrugas

Foto referencial

4.- Te saldrán arrugas

Cuando el estrés toma un giro crónico, es posible que se genere cortisol en forma constante. Esto repercute en el incremento de peso, en la presión arterial alta y en la degradación del colágeno.

Esto último hace que la piel pierda su elasticidad y facilite la formación de las arrugas en el rostro.

rostro enrojecido

Foto referencial

Lea también: Cuidados de la salud femenina en cada etapa de la vida

5.- Rostro enrojecido

Cuando te estresas respiras en forma entrecortada e inclusive puedes retener el aliento por largos periodos de tiempo. Esto puede dar como resultado que se genere el enrojecimiento de la piel del rostro, problema que luego deberá ser tratado dermatológicamente.

canas

Foto referencial

6.- Canas en el cabello

Si tienes predisposición a tener canas, el estrés acelerará el proceso, ya que detiene la producción de melanina en el cabello e incluso puede hacer que se afine con el tiempo.

unas debiles surcos

Foto referencial

7.- Te saldrán surcos profundos en las uñas

Las líneas verticales son muy comunes en las uñas y están relacionadas con el envejecimiento, no obstante, cuando aparecen de un extremo al otro de la cutícula es señal de que el estrés está afeando su aspecto.

Fuente: imujer