Las personas cuando quieren bajar de peso saben que en la pirámide alimenticia existen algunos alimentos que se pueden definir como las fuentes de pecado. Aquellos que es mejor mantener a raya. Por ejemplo: grasa, azúcar, alcohol, e incluso pan; uno de los fieles acompañantes de la comida de muchos venezolanos.Pan

También puedes consultar: Cereales que debes agregar a tu dieta

Pero ¿de verdad es bueno eliminarlo de nuestra alimentación? ¿Qué verdad se esconde detrás de este alimento?

Para poder responder a estas preguntas consultamos con el experto en nutrición, Aldolfo Rocha, quien nos explico que cuando de perder peso se trata, “no es necesario quitar el pan de la dieta. Lo que sí es importante es controlar la cantidad y el momento de consumo”. También se debe tener en cuenta el tipo de persona que lo consume, “no es lo mismo el efecto del pan en un diabético que en un deportista”.

Los panes integrales como el de centeno, poseen un contenido de fibra elevado y su índice de absorción es lento. “Es importante siempre voltear el empaque y aprender a leer la etiqueta, también se debe consultar con un especialista para que lo guíe según las necesidades que tenga el paciente”, comenta Rocha.

También puedes consultar: 5 errores comunes de las dietas extremas

Efectos de eliminar el pan

Pero si has decidido acabar con los granos refinados, los cereales integrales, o los carbohidratos en general, tienes que saber que los efectos pueden variar ampliamente. Para que tengas una idea más clara de qué efectos tiene en tu cuerpo eliminar estos alimentos, te elaboramos una lista:Pan 1

  • Pierdes peso en agua. El primer efecto que notarás es lo rápido y lo mágico que es perder peso. ¡Pero no te confundas! No estás perdiendo grasa…sino agua.
  • Te sientes mal. Por lo general, la falta de carbohidratos, que no dejan de ser el combustible del cuerpo, hace que tu estado anímico decaiga. En ese momento sufres como una especie de resfriado porque estás acabando con tu principal fuente de energía cerebral y eso se traduce en mal aliento, boca seca, cansancio, náuseas e incluso puedes padecer confusión mental.
  • Efectos en el corazón y en la diabetes. Por ejemplo, los carbohidratos refinados aumentan el riesgo de problemas del corazón y diabetes de segundo tipo. En cambio, la Asociación Americana del Corazón señala que los cereales integrales pueden mejorar los niveles de colesterol en sangre y reducir el riesgo de enfermedades del corazón, derrames cerebrales, obesidad y diabetes del tipo dos.
  • Tu energía decae. Los granos enteros son una gran fuente de hierro, magnesio y vitaminas del grupo B, necesarios para mantenerte siempre con fuerza.
  • Estreñimiento. Los granos sirven para equilibrar tu nivel de fibra, que no solo te ayuda a ir al baño de forma regular, sino que además, permite estabilizar los niveles de azúcar en sangre.
  • Tu humor será una montaña rusa. No solo te cambiará el carácter por sentirte estreñida, sino que con la menor ingesta de carbohidratos, tu cuerpo está reduciendo sus niveles de serotonina.
  • Afecta tu rendimiento físico. Los carbohidratos son la gasolina que hace que tu cuerpo se mueva con energía. Si cortas por lo sano con los carbohidratos, ¡estarás reduciendo tu capacidad de resistencia!
  • Tus antojos se reducen. Concretamente, los refinados como el azúcar o la comida preparada actúan como una montaña rusa para tu cerebro. Según un estudio del American Journal of Clinical Nutrition estos carbohidratos provocan una dependencia y adicción hacia ciertos alimentos que se acaban convirtiendo en esos antojos de más.

También puedes consultar: Dietas de moda que no deberías ni empezar

Fuente: Womens Health / Adolfo Rocha Nutricionista Deportivo, Coach Internacional corredor. Twitter: @adolfofit / www.adolforocha.net / aerocha@bienfit.com