Kleine-Levin: Cuando dormir es un suplicio

Kleine-Levin: Cuando dormir es un suplicio

0 49

Por DA - Equipo de redacción A tu Salud

Para muchos dormir es una experiencia maravillosa y llena de mucho placer, debido a que en esas horas su cuerpo y mente se están preparando y reponiendo energías para arrancar con una nueva jornada. Sin embargo, para otro grupo de la población conciliar el sueño puede significar un verdadero tormento por estar atravesando el síndrome de Kleine-Levin.

Las personas que sufren este de este trastorno, que está relacionado con la hipersomnia, pueden dormir hasta 20 horas al día; limitando de cierto modo su vida y tiempo. Además, tienen a presentar cambios en su estado de ánimo así como variar su comportamiento en las pocas horas que se mantienen con los ojos abiertos.

Lea también: Síndrome de ovarios poliquísticos en adolecentes

El síndrome de la bella durmiente

Este síndrome es también conocido como la princesa de Disney, “la bella durmiente”, por su franca alegoría a dormir demasiado.

El síndrome de Kleine Levin es un trastorno de origen neurológico que se caracteriza por la presencia de episodios de una profunda hipersomnia. Asimismo quienes lo padecen presentan alteraciones cognitivas y conductuales. La memoria y la capacidad de raciocinio y de juicio también pueden verse alteradas, así como es frecuente observar enlentecimiento físico y mental, más fatiga.

En el período en el que está despierta la persona con síndrome de Kleine-Levin manifiesta una conducta desinhibida e incluso compulsiva, con hiperfagia e hipersexualidad, y una actitud entre infantil y agresiva.

Es un trastorno que tiende aparecer más en la población masculina en su etapa de la adolescencia cosa que les provoca una severa incapacidad en los períodos de tiempo en el que se presentan los síntomas. Dichos períodos pueden durar días o semanas, varias veces al año. No obstante, una vez el afectado culmine estos episodios, su comportamiento y cantidad de sueño vuelve a su normalidad.

Lea también: Ahogamiento en seco cobró la vida de un niño de 4 años

Una causa desconocida

Las causas sobre este trastorno neurológico aún son desconocidas, aunque se asocia con la presencia de alteraciones en el funcionamiento del hipotálamo y del conjunto del sistema límbico. Asimismo con otras estructuras subcorticales vinculadas a la regulación de las emociones y del sueño.

Investigadores creen que una posible influencia genética pudiera explicar el fenómeno, pero aunque se ha hallado que en algunas ocasiones existen varios casos en la misma familia, no hay evidencias que lo confirmen. También se ha especulado que pueda deberse a traumatismo craneal, enfermedades médicas infecciosas o estrés severo.

Tratamiento del síndrome de Kleine-Levin

El síndrome de Kleine-Levin no tiene una etiología clara, de manera que resulta complicado realizar un tratamiento curativo. El tratamiento que se aplica ante la presencia de este trastorno suele centrarse en la sintomatología.

Como ocurre con otras hipersomnias, se han empleado a menudo diversos psicofármacos para controlar los síntomas. La utilización de estimulantes puede favorecer un aumento de la actividad de los sujetos y reducir los episodios de sueño en duración y frecuencia, si bien por otra parte puede perjudicar la presencia de actuaciones impulsivas y alucinaciones. También los antipsicóticos se han empleado para manejar las alteraciones conductuales, así como antidepresivos, imapramina, eutimizantes y anticonvulsivos.

Por fortuna para los que la padecen, aunque el síndrome es recidivante en la mayoría de los casos Kleine-Levin tiende a desaparecer con el correr de los años.

Lea también: Reconoce si tu hijo sufre el síndrome de apneas del sueño

Con información de psicologiaymente.net

Comentarios