Generalmente las mamás tienen en cuenta la protección de la piel de sus hijos, mucho más cuando se expone al sol con frecuencia. Pero, con los ojos no se toman tantas precauciones.

Aunque los rayos solares son necesarios para el crecimiento y brindan grandes beneficios, pasar largas horas bajo el sol definitivamente es nocivo para la salud de la piel, pues puede provocar envejecimiento cutáneo y cáncer en la piel.

También  puede causar quemaduras, e incluso a largo plazo enfermedades como las cataratas.

Por ello es necesario cuidar la piel de los rayos UV con cremas protectoras y/o bloqueadoras, así como los ojos con lentes solares.

Lea también: Lentes de sol: ¿Moda o necesidad?

Los niños también

El vocero y pediatra de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), Jaime García Aguado, explicó que hasta el momento no hay una edad concreta para el uso de lentes en los niños.

El especialista recomendó el uso de lentes para los niños cada vez que se vayan a exponer al sol, así como la aplicación de protectores solares y una gorra para proteger también la zona de la cabeza.

En el caso de los bebés que van a la montaña o a la playa, es conveniente poner lentes de protección solar, pero durante un rato corto. También es importante mencionar que no conviene que estén todo el día y todos los días al sol, porque cambia la percepción al color, ya que es un filtro que detiene el desarrollo en la visión de los niños.

Tipo de lentes

Por su parte, un experto del Centro de Salud de Villablanca, en Madrid, especificó que en una situación normal se puede utilizar unos lentes de sol de categoría tres; mientras que si tiene lugar una exposición intensa conviene una categoría cuatro en los cristales. “Lo que hace, es que proteje de los rayos visibles, pero es fundamental la protección frente a la radiación no visible”.

Detalló el especialista que los lentes deben tener filtro para la graduación ultravioleta. No depende del precio. No por ser más caros son mejores.

A su juicio es fundamental cuidar la vista de los más pequeños desde el nacimiento.  “Conviene cuidarla para evitar afectaciones futuras”, indicó.

Complicaciones

Como bien se sabe, la aparición de cataratas u otros problemas oculares en los adultos mayores se debe a una degeneración de la retina que está relacionada con la exposición solar a lo largo de su vida. Por lo que se deben realizar de forma periódica chequeos y exámenes de la visión en los niños para prevenir enfermedades a futuro.

En ese sentido, la Asociación Española de Pediatría (AEP) aseguró que los bebés y niños menores de tres años son más sensibles a los efectos nocivos de los rayos solares.

E insistió que se deben establecer nuevas conductas de fotoprotección que prevengan la exposición excesiva de las radiaciones.

Lea también: ¿Sabes qué es la retinopatía del prematuro? (+video)

Cuándo deben usar lentes oscuros

Estas precauciones han de ser puestas en práctica no sólo en playa y piscinas, sino también siempre que se practiquen deportes al aire libre, o se acuda a espectáculos u otras actividades que se lleven a cabo en espacios abiertos.

Asimismo, el pediatra también aconsejó que los menores usen lentes oscuros con filtro para rayos UV. “Esto protege la delicada piel que rodea los ojos y previene además el desarrollo precoz de cataratas, así como de la ceguera transitoria en los lugares nevados”.

En cualquier caso, la AEP ve beneficioso que la exposición solar se realice de forma paulatina, aumentando gradualmente el tiempo que se está al sol.

Lea también: Alimentos que te cuidan del sol

Con información de sumedico.com