El término escrache, proveniente de Argentina, según el portal Wikipedia hace alusión a “un tipo de manifestación en la que un grupo de activistas se dirige al domicilio o lugar de trabajo de alguien a quien se quiere denunciar. Se trata de una palabra en jerga para referirse a un método de protesta basado en la acción directa, que tiene como fin que los reclamos se hagan conocidos a la opinión pública”.

Por su parte, el Diccionario de Americanismos de las Academias de la Lengua el término se refiere a “la manifestación popular de denuncia contra una persona pública a la que se acusa de haber cometido delitos graves o actos de corrupción y que, en general, se realiza frente a su domicilio o en algún otro lugar público al que deba concurrir la persona denunciada”.

Lea también: ¿Seguirá izada la bandera de la Cruz Roja Venezolana? (+video)

Ahora bien, el escrache conlleva una mezcla de emociones poco positivas. Un cóctel explosivo de rabia, revancha, impotencia y varios sentimientos más. Por ello nos preguntamos, ¿puede ser saludable el escrache? ¿Puede realmente ser una opción para canalizar esas emociones?

escrache

Foto referencial

El Dr. Robert Lespinasse, médico psiquiatra y expresidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, en entrevista con María Laura García nos orienta al respecto:

Lespinasse indica que el escrache es una forma de expresar cartárticamente, de drenar la molestia, la rabia, el dolor, el sufrimiento que tienen esas personas que se encuentran fuera del país frente a la presencia de una persona que se presume se ha enriquecido y está disfrutando del producto de su fechoría, mientras la otra persona está pasando trabajo.

escrache

Foto referencial

Lea también: Dolor crónico se manifiesta más en adultos con ansiedad o depresión

En tal sentido, es una reacción natural, pues la persona (tal como si fuera un animal) de tanto sentirse acorralado, ahora “brinca”.

Por otro lado, indica el psiquiatra que hoy día en nuestro país y entre los venezolanos hay un estado de angustia generalizado, de mucha decepción y tristeza; y es muy difícil escapar de él. Esto también ha traído cuadros depresivos. “Todos necesitamos un psiquiatra, hasta los psiquiatras”, acota.

Esta situación nos está llevando a drenar de maneras que podrían ser peligrosas, como el escrache, pues podría tornarse violento. Por eso, las principales recomendaciones de Robert Lespinasse son: dosificar la información, hacer deportes y abstraerse por momentos de esta realidad.

Si desea contactar con el especialista puede hacerlo por @rlespinassez