Les parecerá chistoso, pero desde niño siempre me he hecho estas curiosas preguntas:

¿Si la toalla es para secarnos después de estar bañados y limpios, por qué hay que lavarla? Supuestamente salimos limpios de la ducha, ¿Por que se ensucia la toalla?

¿Por qué mi lugar de aseo personal es el mismo lugar donde expulso los desechos de mi cuerpo? Y en base a esta pregunta desarrollo este artículo, ya que me parece insólito asear nuestra boca, cara, y cuerpo en el mismo lugar donde defecamos.

Lea también: Ortodoncia en la tercera edad. ¿Mito o realidad?

cepillo dental

Alejandro Córdoba

Publicaciones en revistas científicas de alto impacto revelan que pueden existir millones de bacterias en un mismo cepillo dental. Casi la misma cantidad que encontrarías en un cepillo para limpiar el inodoro.

Las bacterias que habitan en un baño y los cepillos de dientes están en contacto directo. Las probabilidades de contaminación son más altas si el baño está mal ventilado.

Debemos estar muy pendiente del lugar en que se guarda y cómo se guarda, ya que de eso depende que haya más o menos microorganismos en las cerdas que después entrarán a nuestro organismo a través de la boca.

Lea también: Cómo vencer el miedo de ir al odontólogo

¿Cómo guardar mi cepillo de dientes?

La Asociación Dental Americana recomienda que el cepillo dental NO debe guardarse en un lugar oscuro y cerrado.

“Esto se debe a que un ambiente húmedo es más propenso para el crecimiento de microorganismos”.

Los cepillos deben guardarse de forma vertical y de ser posible dejarlos secar hasta el siguiente uso.

“Si se almacena en el lugar varios cepillos, mantenerlos separados puede ayudar a prevenir la contaminación cruzada”.

cepillo dental

Foto referencial

¿Qué debo hacer ?

– Deja que tu cepillo de dientes limpio se seque al aire.
– Evita almacenar tu cepillo en el baño.
– Enjuaga bien el cepillo antes y después de haberlo utilizado.
– No compartas nunca tu cepillo de dientes con nadie.
– Cambia tu cepillo cada tres meses.
– Mantén tu baño bien aseado y lo más ventilado posible.
– Lávate las manos “después de utilizar el inodoro y antes de agarrar el cepillo.

Lea también: Ortodoncia en edades tempranas: 6,7,8 años. ¿Mito o realidad?

Con esta información y estos pequeños y fáciles consejos, puedes evitar contraer muchisimas enfermedades causadas por bacterias, virus y levaduras tales como estreptococos, estafilococos, Herpes Simple, Escherichia coli, Cándida, entre muchas otras.

Recuerda que la salud, la mayoría de las veces está en nuestras manos. Siempre va a depender de nuestros hábitos alimenticios, hábitos de higiene y actividades físicas.

Y recuerda que salud no es ausencia de enfermedad. Salud es un completo estado de equilibrio y bienestar, entre lo físico, psicológico y social tomando en cuenta la estética.

Carlos Rauseo