Muchas mujeres se excusan mencionando “el período” como la causa para no entrenar y hacer muchas otras cosas más, pero amigas tener la menstruación NO significa que el mundo se detiene.

Existen muchos mitos y realidades acerca del entrenamiento con la regla. Salvo algunas molestias por el dolor intenso, no existe mayor contraindicación para ejercitarse con el período.

Los especialistas sólo nos invitan a tener especial atención al momento de seleccionar la vestimenta, por lo que debemos optar por las prendas no muy ajustadas y de color oscuro. Igualmente, es preferible usar tampones o copa menstrual, si les resultan accesibles, pues en Venezuela, lamentablemente no se consiguen.

Lea también: ¡Cuidado con los “gorditos”!

ejercicios menstruación

Foto referencial

Análisis médicos han demostrados que a medida que progresa el entrenamiento el malestar característico de la menstruación suele disminuir y es tolerado con mayor facilidad.

El rendimiento físico femenino durante el período puede variar pero no de forma determinante. Ahora bien, lo que sí es cierto, es que el entrenamiento de la mujer, tenga la menstruación o no, repercute positivamente en su peso, en la reducción de la grasa corporal, el incremento de la masa muscular y el fortalecimiento de los huesos, por tanto dejar de entrenar no debe ser nunca la opción a escoger.

Lea también: Razones por las que no te baja la menstruación

Además, con lo anterior, se reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, fracturas osteoporóticas, ansiedad y depresión. Activarnos físicamente mejora la funciones cognitivas y físicas, la capacidad respiratoria y genera sensación de bienestar, entre otros beneficios.

Menstruando, ustedes pueden estirar porque este tipo de movimientos ayuda a aliviar los cólicos. También pueden trotar o caminar por media hora a un mismo ritmo y nivel de dificultad. Otra opción es levantar pesas, ya que uno de los efectos secundarios positivos de tener el periodo es que desarrollamos una mayor tolerancia al dolor, sobre todo en piernas y brazos.

Ahora bien, al final, lo que importa es que nos movamos de alguna manera.

ejercicios menstruación

Foto referencial

¿Qué sucede en nuestro cuerpo al entrenar?

El activarnos permite disminuir los cólicos menstruales al eliminar líquidos retenidos y liberar endorfinas, lo que a su vez permite reducir la inflamación y disminuir la congestión en la pelvis, convirtiéndose en una excelente herramienta para minimizar esos malestares.

Las endorfinas que se generan con el entrenamiento, mejoraran nuestro humor, disminuyen la tensión, los dolores, la fatiga e incluso reducen los antojos que algunas sufrimos durante la menstruación.

El ejercicio es indispensable para optimizar la circulación sanguínea en el cuerpo, lo que a su vez puede liberarnos de los dolores menstruales, además de relajarnos y levantarnos el ánimo.

Nadie como ustedes conocen mejor su cuerpo, lo ideal es probar alguna actividad que les siente bien y no quedarse en el sillón cada mes sintiéndonos mal física y mentalmente.

Este es un extracto de la columna original publicada en Caraota Digital