La piña es una fruta tropical también conocida como ananás. Es utilizada en la elaboración de variados tipos de comida, tanto dulces como platos principales. Cuenta con distintas ventajas, entre las que destaca su efecto diurético, debido a que está formada por un 85% de agua.

Por ese efecto diurético, la piña ayuda a eliminar agua del organismo y evita la retención de líquidos. Por ello, comúnmente los médicos recomiendan comer piña a los pacientes que desean bajar de peso, así como también a los que sufren del ácido úrico, artritis, entre otros.

Lea también: Alimentación alcalina vs alimentación ácida para equilibrar el pH

Beneficios de la piña

Foto referencial

La piña contiene vitamina C, principal antioxidante hidrosoluble del cuerpo, que permite defender todos los lugares acuosos del organismo contra los radicales libres que atacan y dañan las células normales.  Además, es esencial para el buen funcionamiento del sistema inmunitario, lo que hace de  la  vitamina c un micronutriente ideal para prevenir la aparición recurrente de otitis, resfriados o gripe.

Más bondades 

También ayuda a la absorción del hierro en el intestino, neutraliza las toxinas de la sangre y facilita la cicatrización de las heridas.

Además, ayuda a mejorar la circulación gracias a la bromelina que contiene. Este componente disuelve los coágulos que puedan formarse. Por ello, se recomienda consumir piña a las personas con problemas circulatorios.

Aunque tiene muchas más bondades, finalmente diremos que la piña contiene gran cantidad de fibra, que produce efectos beneficiosos como la regulación del tráfico intestinal y el hecho de contribuir a regular los índices de colesterol. Y produce efecto saciante. También tiene gran poder laxante que puede ayudar en casos de estreñimiento.

Incluye esta fruta en tu alimentación diaria, especialmente cuando está de temporada. Pero si estás bajo algún régimen dietético, es importante que consultes con tu médico tratante y no la consumas en exceso.