Es difícil no escuchar a alguien quejarse cuando de hacer abdominales se trata, por ello es importante saber el por qué y cómo realizarlos.

Siempre que los hagamos de manera correcta y sin excesos, estos ejercicios previenen las descompensaciones en la región pélvica y lumbar que pueden generar dolencias como la hiperlordosis,  las sobrecargas lumbares,  la aparición de hernias discales,  aplastamientos vertebrales e incluso deformación o rotura de los discos intervertebrales.

Una musculatura fuerte y compensada de la circunferencia abdominal, es decir, la lumbar con la abdominal, conduce a una postura sana que nos protegerá de arquear la espalda o tener los hombros caídos hacia adelante, posiciones que suelen provocar contracturas y problemas de columna.

Además, siempre que exijamos más trabajo a la espalda en las acciones motrices que hacemos a diario (levantando objetos o empujándolos) esta responderá adecuadamente sin lesionarse.

Abdominales con piernas extendidas

María Laura García Ejercicios sin excusa

1 Acuéstese boca arriba, “decúbito  supino”, con las piernas extendidas, los pies en “flex”  apoyándolos sobre sus talones. Extienda sus brazos por encima de la cabeza, juntando las palmas de sus manos.

2 Luego, manteniendo las piernas y brazos extendidos, lleve sus manos en dirección lateral hacía una de sus caderas. Regresen a la posición inicial y realicen el movimiento hacia el otro lado de su cuerpo.

Según Glen González, fisioterapeuta y asesor de A Tu Salud, “éste ejercicio otorga resistencia, estabilidad y fuerza a toda la zona abdominal, más el torso en general”.

Abdominales bajos con piernas elevadas y flexionadas

María Laura García Ejercicios sin Excusas

1 Acuéstese boca arriba, “decúbito supino”, con piernas elevadas y flexionadas. Extienda sus brazos apoyados en el piso, a los lados de sus caderas.

2 Luego, manteniendo sus piernas elevadas y flexionadas, gire sus caderas en dirección lateral. Regresen a la posición inicial y realice el movimiento hacia el otro lado de su cuerpo.

“Este ejercicio otorga resistencia, estabilidad y fuerza de toda la zona abdominal más el torso en general”, indicó González.

Abdominales superiores con piernas elevadas y flexionadas

María Laura García Ejercicios sin excusas

1 Acuéstese boca arriba, “decúbito supino”, con piernas elevadas y flexionadas. Extienda sus brazos por encima de su cabeza, juntando las palmas de las manos.

2 Luego, manteniendo las piernas elevadas y flexionadas y los brazos extendidos, lleve sus manos en dirección lateral hacia una de sus caderas. Regrese a la posición inicial y realice el movimiento hacia el otro lado del cuerpo.

AGRADECIMIENTOS: Glen González: Fisioterapeuta. E-mail: fisiototaltraining@hotmail.com