Insomnio,

quien lo ha padecido, puede contar las historias de terror

de días interminables

Juymar García

Pero ¿puede la tecnología en realidad curar el insomnio?, si escuchamos y leemos a diario que nada peor antes de dormir que el azul de los teléfonos, tabletas y PC antes de ir a la cama. Son tan grandes los esfuerzos para que sigamos consumiendo aplicaciones que han creado versiones de visión nocturna para que no las abandonemos, Twitter y WhatsApp las ofrecen sin costo y sin ninguna vergüenza.

No poder dormir es un problema frecuente en sociedades estresantes y aún más cuando los hechos noticiosos están a la mano a través de redes sociales y cambian hora tras hora, el caso de Venezuela se hace patente en este síndrome por demás desagradable.

Más allá de alguna noche en vela, el insomnio es una enfermedad y como tal tiene sus niveles, pudiendo ser en los casos más graves incluso mortales. Nuestra columna de hoy está alejada de no puede recomendar con ojos cerrados lo que propone la tecnología para aliviar los males de sueño, porque como siempre recomendamos es únicamente el especialista quien puede diagnosticar cualquier enfermedad y su cura, pero, hasta qué punto intervienen las tecnologías a la hora de sufrir esta patología y, sobre todo ¿pueden las nuevas tecnologías curarlo? Ya lo vamos a descubrir.

Foto referencial

Lea también: Cuerpos tatuados, cuerpos inteligentes 

¿Pueden algunas Apps ayudar a conciliar el sueño?

Existen centenares de aplicaciones para Smartphone y Tablet que ofrecen ayudar a mejorar el sueño y hacen un seguimiento y estudio de sus ciclos somnolientos. La mayoría de ellas, sin embargo, no realizan un análisis del sueño como prometen, en realidad lo que hacen es un seguimiento de los períodos de actividad e inactividad como si de un actígrafo se tratase, obviando el resto de materiales usados en los tratamientos especializados.

El principal dato que puede recopilar la App es el de las horas que usted ha dormido, o si ha despertado, pero no las fases del sueño que haya alcanzado, esto lo saca el programa sobre la base de un algoritmo calculado en el tiempo que suele pasar desde que se duerme hasta que alcance la fase de un sueño profundo.

Las fases del sueño sólo pueden ser analizadas mediante la colocación de electrodos en la cabeza y, de momento, no hay ninguna tecnología que nos permita hacer algo similar desde el hogar. Estudio y monitoreo que sería posible con los hospitales inteligentes que descubrimos la semana pasada.

Insomnio

Foto referencial

A pesar de esto, los expertos no desechan las bondades de estas Apps como podría parecer, sólo recomiendan su uso de manera orientativa, porque eso es realmente lo que hacen, decirnos lo activos que estamos cuando nos vamos a dormir, de la misma forma que otras aplicaciones miden los pasos que damos o la frecuencia cardiaca por medio de la huella digital que incluyen algunos smartphones.

Si quiere recuperar el sueño, debe evitar el uso de estos aparatos en la cama, ya que no ayudan a que logremos conciliar el sueño por la expectativa constante que nos producen, al contrario, nos despiertan e impiden que obtengamos un descanso profundo, al menos en las primeras horas o poco antes de irnos a dormir.

Además, la luz azul que emiten algunos de estos teléfonos va directamente relacionada con nuestra retina, y es que juega con nuestro reloj interno, haciendo pensar a nuestro organismo que es más temprano de lo que es y a no estar tan cansados como para que fluya el sueño.

Lea también: Mucho cuidado con el Dr. Google

¿Cómo puede la tecnología curar el insomnio?

Hoy faltan estudios para erradicar completamente el insomnio de nuestras vidas mediante el uso de tecnología.

Uno de los grandes problemas a la hora de estudiar el insomnio, es que depende de innumerables factores que lo causan, por lo tanto, si realmente tiene cree que está presentando un problema de insomnio, debe acudir a un centro especializado y ser tratado de inmediato.

Es importante saber que la tecnología portátil en este momento sirve únicamente como forma de seguimiento básico, acudir a al especialista es lo más recomendable.

Hasta la próxima semana.

Juymar García