Recientemente una amiga me decía que ella sentía que socialmente las mujeres tenemos mucha presión. Según su punto de vista debemos ser atractivas, profesionales exitosas, amantes maravillosas y también excelentes madres. Se quejaba porque ese nivel de exigencia la hacía muchas veces llegar al agotamiento e incluso a enfermarse. Quiero mucho a esta amiga y lamento que experimente su vida de esta manera. Al mismo tiempo sé que ella como muchas mujeres y hombres viven de acuerdo a lo que creen que se espera de ellos. En mi opinión, esta situación nos aleja de la verdadera libertad, aquella que viene de sernos fiel a nosotros. Si sientes que tu vida es más para complacer a otros que para ser feliz, continúa leyendo….

El Proyecto Internacional de Autoestima (PIA), 10 caminos lograr todo tu potencial

Mi amigo y aliado Bob Mandel (escritor, maestro y conferencista americano) hace unos 20 años diseñó este modelo. El PIA es un conjunto de caminos que contienen acciones para transformar el potencial que todos tenemos y así lograr la auto-realización. Cada uno de estos caminos fortalecen tu sentido de valía. El camino 10, se titula la ruta hacia la libertad. Y aquí está la respuesta a ese agobio que puede representar la presión social.

Lea también: ¿Cómo superar los miedos?

autoestima

Foto referencial

Cuando somos niños, deseamos con desesperación ser grandes, para poder hacer literalmente lo que nos venga en gana. Sin embargo, cuando llegamos a la independencia, seguimos viviendo para complacer a otros.

¿A qué se debe esto? a que no tenemos una autoestima suficientemente fuerte para atrevernos a ser honestos con nosotros mismos. La autoestima es la que nos permite decir: esta(e) es quien soy y así es como quiero y decido vivir. Con una autoestima frágil, seguimos obedeciendo a esas voces internas (pensamientos inconscientes) que comandan nuestra vida como lo hicieron las directrices de nuestros padres.

Peor aún, a veces ni siquiera sabemos ¿Quienes somos? ¿Qué nos gusta? ¿Cómo es que queremos vivir nuestra vida? Y no saber resolver esas cuestiones es lo que nos impide tener el coraje para “decidir” a favor de nosotros mismos, y por eso, es que nos sentimos presas del sistema. De hecho en mi consulta y talleres acuden personas de 40 o 60 años y aún a esa edad no saben cuál es el sentido de su existencia. Han pasado tanto tiempo tratando de complacer a otros, que se han desconectado de si mismos. Entonces es necesario un trabajo de auto-conocimiento que los lleve a responder esas interrogantes. Y más aún, elegir vivir de acuerdo a las respuestas a esas preguntas.

autoestima

Foto referencial

¿Cómo llegar a la libertad?

De acuerdo a este modelo, este camino te invita a auto-descubrirte y re-conocerte para desarrollar esa sensación interna que te permite sentirte libre. Te reafirma que está bien ser tú. Así llegas a la auto-validación y amor propio, por lo tanto dejas de tomar decisiones basadas en lo que se espera de ti para hacer lo que tu corazón y consciencia te dicen.

Entonces, dejas de ver la vida como una sucesión de obligaciones que debes cumplir, para aclarar cuáles son los compromisos más importantes que enriquecen tu vida y te hacen feliz.

En esa fidelidad a ti, llevas a cabo tus tareas cambiando el concepto de la obligación que te encadena, por el de la responsabilidad que te libera, ya que la responsabilidad significa estar empoderado.

Lea también: Superar la frustración para lograr una meta

“La trampa”, es decir: la mala interpretación de esta propuesta para este camino, es la irresponsabilidad. Sería lamentable que confundieras mis palabras y esta propuesta para creer que puedes tomar decisiones sin importar como afecte a otros. Todo lo contrario, un adulto con una fuerte autoestima espiritual, sabe que debe asumir las consecuencias de sus decisiones. También sabe ser libre eligiendo lo que está bien para si mismo y para los demás. Es un balance que te aseguro se puede lograr.

Libertad

Foto referencial

¿Cómo recorrer la ruta hacia la libertad?

1.- Busca las herramientas para auto-descubrirte y re-conocerte. Trabaja en resolver las cuestiones primordiales que van a orientar las decisiones de tu vida: ¿Quién Soy?, ¿Qué quiero?, ¿Cuál es mi propósito de vida?
2.- Acéptate a ti y a los demás. Suelta los juicios y las críticas. Date cuenta que el mundo es diverso. Muéstrate como eres en lugar de seguir queriendo encajar en las expectativas de otros.
3.- Mejora la imagen que tienes de ti, trabajando con tus pensamientos negativos. Presta atención a esas voces internas que te limitan o descalifican y elige actuar por encima de ellas.
4.- A veces es preciso hacer un trabajo de sanación para borrar las huellas emocionales que algunos eventos de tu pasado han dejado en ti. Si ese es tu caso, busca ayuda. Aquí estoy para apoyarte.
5.- Aprende a ayudar a otros sin sentirte obligado a hacerlo o esperar por una retribución en el futuro.

Nota: Si te interesa conocer más sobre este modelo, te recomiendo el libro Maximízate, 10 caminos para lograr todo tu potencial de Bob Mandel.

Otros temas y artículos de la misma autora, también los puedes encontrar en carlaacebeydesanchez.com

Carla Acebey