Todos tenemos un mismo cerebro, es decir, está compuesto por los mismos elementos y aunque no sean idénticos, si tienen la misma estructura, lo que los diferencia es la mente.

A su vez, la mente no es otra cosa que la forma como usamos el cerebro, es el patrón de pensamiento que fue forjado en nosotros por las creencias que fuimos almacenando durante nuestro crecimiento.

Y son estas creencias las que determinan nuestra realidad actual, es decir, es esa forma en la que usamos el cerebro lo que nos mantiene atascados o nos permiten progresar.

Por ello cuando se habla del poder del cerebro, a lo que verdaderamente estamos haciendo referencia es al poder de “la mente”.

memoria-a-tu-salud-

Foto referencial

Lea también: ¡Cuidado con los “gorditos”!

Por ello, consideren que las ideas que nos frenan se conocen como creencias limitantes y que ese conjunto de pensamientos actuales, ya sean buenos o malos, siempre están merodeando en el cerebro; y que si esa batería de ideas son negativas imaginen lo que es y será nuestra existencia, si lo que se ha denominado la ley de la atracción es una realidad. Un cuadro terrible y agotador porque el cerebro no descansa nunca, ni durmiendo.

Según este “paradigma moderno” todo lo que pensamos lo atraemos a nuestra vida, entonces la clave está en dirigir los pensamientos por el mejor camino posible ya que siempre estamos “rumiando”, palabra y acción, que por cierto, me atormenta.

No saben de todo lo que me valgo para evitar los casi siempre inútiles “ruidos mentales”. Por ejemplo: ¿Será que estoy haciendo bien quedándome en Vzla?… ¿Esto va a cambiar?… ¿Seguro no va a cambiar?… ¿Seguro aquel me va a echar una broma, por qué no, si los valores se perdieron?… ¿Seguro hoy me roban?… ¿Por qué me van a dar ese trabajo, si nadie quiere invertir?…. Uuffff!!! Bastaaaa!!!! ¿No les pasa?

Pero afortunadamente amigos, aunque cuesta y es una tarea diaria, esa manera de pensar se puede cambiar y además según los expertos, se puede desarrollar el poder de la mente para nuestro bien. Y yo prefiero creerles.

Siempre estamos pensando, no importa lo que estemos haciendo pero siempre hay una oleada de pensamientos durante las 24 horas del día. Para poder desarrollar el poder de la “mente positiva” o el poder mental, es necesario proponernos entrenarla.

pensar

Foto referencial

Un principio que nos puede facilitar la tarea es el de “Las 3 C”, que promueve Charles Haanel, pensador y hombre de negocios, que promueve la aplicación de: Compromiso, Control y Cambio. Les cuento de que se trata.

Compromiso

Simplemente, haz un compromiso para mejorar en todas las áreas de tu vida así sea un pequeño paso hacia adelante a diario. Estoy convencida que esos pequeños avances mejorarán su autoestima, y con ello su manera de ver el mundo y de pensar. Si se sienten mejor consigo mismos, tendrán una manera positiva de visualizar su entorno.

La idea es terminar el día siendo mejor que cuando se levantaron.

Comprométanse a mejorar sus conocimientos, sus habilidades, su trabajo, las relaciones con sus familiares y demás miembros de la sociedad. En momentos como estos enfocarnos en hacer cosas buenas sin esperar resultados nos alejará de las noticias catastróficas y de la desesperanza que nos generan.

Sueñen con el éxito y la abundancia, mantengan siempre el optimismo, el entusiasmo y la fe en el poder absoluto de ese ser superior, que al menos para mí es Jesús. Piensen que aunque no encontremos explicación a muchas cosas, con el pasar del tiempo siempre sabremos que lo mejor era que sucedieran, por más injustas que nos parezcan.

Lea también: Descubre en qué septenio de la vida estás

logros

Foto referencial

Control

Recuerden que nosotros somos los únicos responsables de todo lo que ocurre dentro de nosotros. Nuestro pensamiento puede ser verdaderamente transformador. En el aquí y el ahora nosotros decidimos como sentirnos. Y yo al menos, en este instante soy absolutamente feliz y libre al escribirles a ustedes, por ejemplo.

Tomen el control de su mente, de sus pensamientos y sentimientos.

Rechacen todo pensamiento y sentimiento negativo, utilicen la ley de la sustitución para neutralizar los pensamientos y sentimientos negativos.

Cuando me ataca la desesperanza, busco ver videos de historias con final feliz, hablo con personas positivas y constructivas, recuerdo lo mejor que me ha pasado en la vida y aquello que milagrosamente sucedió para bien; o simplemente me pongo a hacer algo que amerite de mucha concentración para entretener mi mente de “tendencia suicida” (Que exagerada!!!).

Seamos honestos con nosotros, aprendamos a relajarnos y a disfrutar de nuestros logros. Recordemos éstos, una y otra vez.

Debemos aprender a establecer nuestras metas, definirlas con claridad y elaborar un plan de acción para cumplirlas. Inténtelo una y otra vez, y verán que tarde o temprano alcanzarán “ese algo” que los hará felices.

Por último, válganse de este pensamiento que me repito una y otra vez para mejorar mi ánimo, en la energía que vibro, esa energía será la que atraeré, por tanto me obligo a pensar y sentir lo mejor.

pensamientos positivos

Foto referencial

Cambio

Debemos perderle el miedo a la incertidumbre y abrazar el cambio, que es lo único contante en la vida. Si nuestra disposición es la mejor, sucederá lo mejor. Háganse la idea que se están lanzando por un tobogán como cuando eran pequeños, es decir, ustedes sentían el miedo pero lo superaban porque sabían que llegarían al piso con bien. Eso es simplemente FE.

Por otro lado, hagan todo lo necesario para mejorar su salud mental y física. Quiéranse, el tratarnos bien también mejora nuestro autoestima, y esa autoestima, repito nos ayuda ver el entorno mejor o al menos nos sentimos capaces o más seguros al enfrentarlo.

Sean optimistas y arriesgados, tomen acción y enfóquense en mejorar diariamente

Esta columna fue publicada originalmente en Caraota Digital