Entre gustos y colores no han escrito los autores, pero entre temas de tatuajes y zonas extrañas ya hay mucha tela que cortar. Pues se conoce sobre una moda, que aunque exista desde hace muchos años atrás, una parte de la anatomía humana, específicamente la masculina, no se había tocado hasta hace poco. Hablamos de la moda poco convencional, tatuajes en el pene.

Lea también: Cuerpos tatuados, cuerpos inteligentes

Una serpiente de 15 rayas

LiGee, es uno de los valientes en realizar esta hazaña y aseveró que “si podía soportar el sufrimiento de un tatuaje en mi pene y alguien lo veía sabrían que tuve el estómago y las pelotas para hacerlo. Otras personas querrán hacerlo, pero no podrán soportar el dolor” así lo expreso a un periodista estadounidense.

Tatuajes en el pene

Foto Referencial

Contó que dicha decisión fue tomada hace 15 años por lo que considero que su pene se vería mejor con una cobra dibujada.  Sin embargo, y pese a la negativa de varios centros especializados en tattoos, no le quedó otra que tatuarse una serpiente en el pubis con la cola apuntando hacia su miembro. Pero eso no lo conformó y LiGee seguía con la idea de tener su pene tatuado.

No fue sino hasta el año pasado que logro conseguir a alguien que se atreviera a tatuarle 14 rayas en forma de V que inician en la cola de la serpiente que ya tenía. No obstante, LiGee, seguía inconforme y seis meses más tarde decidió sumar una raya más debajo de la cabeza de su pene, para un total de 15 rayas.

“Tan pronto como la gente lo ve, me preguntan si me dolió y si tenía que estar en erección cuando me lo hice. Obviamente, me dolió y no, no tuve una erección”, le contó al periodista.

Siempre me ha gustado mi pene, pero ahora me gusta mucho más”, aclaró. “A muchas personas les gusta ver cuántas rayas pueden meterse“, concluye.

Hubba Hubba

La segunda historia es la del tatuado Luke Wessman, quien tiene todo su cuerpo completamente teñido, incluso su miembro viril, en el que se encuentra la frase “Hubba Hubba”.

Tatuajes en el pene

Foto Referencial

Confieso que este tatuaje en especial no le dolió más que el resto de los que ya tiene en su cuerpo, pero si relató que le resultó extraño por el zumbido de la aguja y aseguró que “Fue más psicológico que dolor. Es una zona en la que no quieres sentir ningún tipo de dolor. Solo recuerdo que fue raro e incómodo”.

 “Es difícil tener la mente en otro lugar en ese momento”

Por su parte, Nick Hawk, estrella del programa Showtime Gigolos, además de su cuerpo su pene también esta tatuado. “El artista que me lo hizo accedió, pero tuve que aguantármelo, estirarlo, y doblarlo por encima del pulgar. Es difícil tener la mente en otro lugar en ese momento” explicó.

Hawk y Wessman coinciden en que no existe una gran diferencia en el aspecto del tatuaje cuando sus miembros están erectos a cuando están flácidos. “Estoy pensando en ponerme la pintura facial de Ultimate Warrior (un luchador estadounidense fallecido) debajo de la cabeza, en la parte inferior, y me preocupa un poco”, dijo Hawk refiriéndose a qué aspecto tendrá su erección. “Creo que si lo estiras durante el proceso, no hay problema. ‘The Ultimate Warrior’ es el apodo de mi pene, por cierto”.

Tatuajes en el pene

Foto Referencial

Asimismo, Hawk aseguró que “A casi todas las mujeres les pone cachondas”, comentó. “Es diferente y lo diferente es bueno en la cama”. “Me he planteado tatuarme el escroto, pero hay mucha piel, por lo que sin duda sería un desafío”, dijo. “Y quién sabe qué aspecto tendría con el tiempo”, concluyó.

Una visión psicológica

Tras estas historias el Doctor Viren Swami profesor de psicología en la Universidad Anglia Ruskin, en el Reino Unido, indicó que desde la óptica psicología a la fecha se han realizado varios estudios que analicen las razones por las que un individuo desea realizarse un tatuaje. “Una de las motivaciones principales para hacerse un tatuaje, por lo menos en las culturas occidentales, es la de querer ser único” aseveró.

Y afirmó que “Un tatuaje genital probablemente no tenga que ver con el sexo ¿Qué haces cuando los tatuajes se han convertido en algo común y corriente? En Estados Unidos y Europa Occidental, cerca de la mitad de la población adulta tiene al menos un tatuaje, además de que estos son cada vez más visibles en la cultura popular. Una respuesta podría ser la de tatuarse en las partes menos ‘tradicionales‘ del cuerpo. ‘Todo el mundo tiene un tatuaje en su brazo; voy a hacerme uno en el pene’ finalizó.

Tatuajes en el pene

Foto Referencial

Lea también: Tatuajes: ¿Qué riesgos implican para la salud?

Con información de: www.diarioveloz.com