La llegada de un nuevo integrante a la familia siempre representa un nuevo reto, lleno de incertidumbre y miedos a pesar que es un momento de mucha alegría, bendiciones y felicidad. Por lo general, los recién nacidos pasan gran parte del tiempo durmiendo y siempre surgen dudas si le estamos brindando los cuidados adecuados para su bienestar durante los primeros 12 meses de vida.

Ante tales incertidumbres, siempre es recomendable que los padres consulten todas las dudas al pediatra, quien podrá calmarlos y ofrecerles la infomación más precisa. Sin embargo, hoy compartiremos cinco consejos claves para hacer que tu bebé duerma siempre como un angelito.

bebé

Foto referencial

Lea también: Importancia de la vitamina D para niños y recién nacidos

Escoge una cuna plana y firme

Lo más seguro es que el bebé duerma en una zona específica para él, es decir, en la habitación de los padres, pero en su propia cuna. Se recomienda que hasta los 2 años los bebés duerman en una cuna con barrotes, con un espacio entre sí de menos de 6 cm, para que el bebé no pueda meter la cabeza, y no menor de 60 cm de altura, para que el pequeño no pueda trepar. De esta forma estaremos evitando posibles caídas. Asimismo, el colchón debe ser firme y con las medidas exactas de la cuna.

bebé

Foto referencial

Sigue tu instinto

Es normal preocuparnos demás de nuestro pequeño, en especial las madres primerizas. Sin embargo, es perfecto que sigamos nuestro propio instinto. Nadie mejor que una madre para saber lo mejor para los hijos. No obstante, recuerda si surgen muchas dudas, lo mejor es consultar de inmediato con el pediatra.

bebé

Foto Referencial

Revísalo si llora

Los expertos también recomiendan que se atienda siempre al llanto del bebé ya que si no lo hacemos puede “tener un efecto perjudicial para el desarrollo del apego entre el bebé y sus progenitores”, según recomienda la Asociación Española de Pediatría (AEPED). Solo los padres tienen la última decisión a la hora de decidir cuándo es el mejor momento para que el niño duerma solo en su cuarto.

bebé

Foto Referencial

No dejes objetos en la cuna

Los bebés, hasta los 4 meses, solo respiran a través de la nariz. Además, no tienen capacidad para controlar y coordinar completamente su cabeza, brazos, piernas y cuerpo hasta los 5 meses. Esto significa que si por algún motivo se mueve y su cara queda cubierta o su nariz obstruida, no van a ser capaces de retirar ese objeto o mover su cabeza para respirar mejor. Por ello, los padres deben asegurarse de que el lugar donde descansa el niño, la posición y el entorno son seguros y permanecen así durante todo el tiempo que le bebé está durmiendo.

bebé

Foto Referencial

Colócalo boca arriba

La mayoría de las asociaciones de pediatras recomiendan que los beben duerman boca arriba, sobre una superficie firme y sin objetos como: juguetes, mantas y almohada ya que estos podrían interferir su correcta respiración. Sin embargo, algunos padres no ponen en práctica estas recomendaciones, lo que puede derivar en asfixia accidental o muerte súbita del lactante.

bebé

Foto Referencial

Asimismo, tampoco aconseja acostarlos sobre sofás ya que su propio peso puede hacer que el cojín lo rodee y le impida respirar con normalidad.

Lea también: Lactancia ¿pocos beneficios en el desarrollo a largo plazo en bebés?

Con Información de: www.enfemenino.com