Resulta vital e importante estirar todos los músculos si practican actividad física regular, ya sea trotar, nadar, montar bicicletas y más aún cuando realizan rutinas con pesas en casa o en un gimnasio. Es esencial hacerlo después de terminar la sesión de ejercicios e incluso antes de iniciarlas y después de calentar un poco.

Ahora bien, si el tiempo no es su amigo, hágalo solo al finalizar.

Estirar el cuerpo es la clave para mejorar la irrigación sanguínea  y con ello permitir que los nutrientes se transporte efectivamente para ser absorbidos muscularmente.

También ayuda a que los niveles de ácido láctico, acumulados en la sangre de dichos tejidos, sean evacuados de manera más rápida  para ser reutilizados. Por otra parte, fisiológicamente del estiramiento ayuda a que la rigidez post entrenamiento no seas tan fuerte.

Estiramientos de gemelos y sóleo

María Laura García Ejercicios sin excusas

1 Colóquese de pie con las piernas, una hacia delante y la otra hacia atrás, mientras extiende sus brazos en dirección al piso.

2 Flexione la pierna que queda hacia delante y al mismo tiempo, lleve sus manos más a sus caderas a esa pierna. La pierna de atrás debe permanecer extendida con el talón pegado al piso. Quédese en la posición de 30 a 60 segundos, para luego cambiar de pierna.

Según Glen González, fisioterapeuta y asesor de A tu Salud, “este movimiento estira los gemelos y el sóleo”.

Estiramiento de cuadrantes lumbares

María Laura García Ejercicios sin excusas

1 Colóquese  de pie, con las piernas separadas al ancho de sus caderas, con los brazos extendidos frente a su torso.

2 Flexione sus caderas hacia adelante. Quédese en esa posición de 30 a 60 segundos. Luego regrese a la posición inicial.

“Este estiramiento alivia la tensión de los cuadrantes lumbares”,  acota González.

 

Estiramiento de combinados de cuádriceps y zona dorsal en posición de pie

María Laura García Ejercicios sin excusas

1 Colóquese  de pie, con las piernas separadas a lo ancho de sus caderas, con los brazos extendidos frente a su torso.

2 Flexione una de sus piernas, mientras que con la mano del mismo lado sujeta la zona media del pie, hasta colocar el talón cerca del glúteo. Al mismo tiempo eleve su otro brazo con la mano extendida.

Quédese en la posición de 30 a 60 segundos, para luego cambiar de pierna y brazo.

González  indica que “este estiramiento es bueno para el cuádriceps y la zona dorsal de la espalda”.

Agradecimientos:

Glen González: Fisioterapeuta. E-mail: fisiototaltraining@hotmail.com.