El embarazo gemelar ocurre cuando más de un feto ocupa el útero, y esta situación siempre va a representar un riesgo elevado en comparación con un embarazo simple. Sin embargo, dependiendo del tipo de embarazo gemelar el riesgo puede ser mayor o menor.

Según el día de la división del producto de la concepción el embarazo gemelar se clasifica en: bicorial- biamniotico ( la división ocurre antes de los 3 días); monocorial-biamniotico (entre los 4 y 7 días); y monocorial-monoamniotico (entre los 8 y 13 días).

Lea también: ¿Qué importancia tienen las infecciones por virus durante el embarazo?

¿Por qué ocurren los embarazos gemelares?

Los factores de riesgo para tener un embarazo gemelar son:

Raza materna afrodescendiente

Edad materna mayor a 35 años

Paridad materna

Genética materna o antecedentes familiares

Tratamientos de fertilidad asistida.

embarazo gemelar

Embarazo gemelar. Imagen cortesía Dra. Peggi Pinango

 

 

Los embarazos gemelares se producen en 1 de cada 90 embarazos, pero representan el 10% de la morbilidad y mortalidad perinatal.

 

 

 

¿Qué complicaciones pueden presentarse?

Las complicaciones son similares a los embarazos simples pero con mayor frecuencia:

Parto pretérmino

Restricción de crecimiento intrauterino

Anomalías fetales

Preeclampsia e hipertensión

Diabetes gestacional

Desprendimiento de placenta prematuro

Hemorragia postparto

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

Adicionalmente, los embarazos gemelares pueden presentar complicaciones específicas como el síndrome de transfusión feto-fetal, muerte de uno de los gemelos, gemelos unidos o siameses.

En el caso de los gemelos monocoriales-monoamnioticos la tasa de mortalidad es del 50% principalmente por el entrelazamiento del cordón, por lo cual estos embarazos siempre son interrumpidos antes de las 36 semanas con los riesgos de la prematuridad que esto implica.

embarazo gemelar

Imagen referencial

¿Qué puedes hacer para llevar mejor tu embarazo gemelar?

Ante todo el control prenatal precoz con un especialista quien debe encargarse de determinar la corionicidad de este embarazo (una o dos placentas y uno o dos sacos); en la medida en que transcurra el embarazo es más difícil hacer este diagnóstico que determinará los riesgos del embarazo.

Por otro lado, es de vital importancia la alimentación balanceada a fin de optimizar la ganancia de peso; no es que debas comer más sino consumir los nutrientes necesarios con las calorías adecuadas, recordando que las proteínas, frutas y vegetales son indispensables para el desarrollo neurológico del bebé y los carbohidratos son la fuente de energía necesarias para el desarrollo celular.

Usa ropa cómoda y holgada para evitar la mala circulación de los miembros inferiores y por consiguiente la hinchazón; igualmente debes evitar pasar largo tiempo de pie o sentada y procurar  levantarte a caminar y estirar las piernas frecuentemente si estás en el trabajo.

cambios en el embarazo

Foto referencial

Al final del segundo trimestre o inicio del tercer trimestre es probable que presentes dificultad para respirar por el volumen del abdomen, así como los síntomas gastrointestinales se harán mas notables como la sensación de llenura y la acidez; trata de comer porciones más pequeñas de alimentos y evitar las frituras, los cítricos y las harinas procesadas como la pizza, pasta, pan; es preferible el pan con fibra y el arroz, así como los vegetales.

Lea también: Cuidados en el embarazo en tiempos de crisis

Dormir puede ser complicado y puedes ayudarte con almohadones entre las piernas y bajo la espalda, siempre recordando que la mejor forma de dormir para favorecer la circulación maternofetal es del lado izquierdo materno.

Ante cualquier síntoma como sangrado, dolor, perdida de líquido, dolor de cabeza o hinchazón, debes consultar inmediatamente al médico. Probablemente te soliciten estudios especiales como el monitoreo fetal, Doppler obstétrico o perfil biofísico, para determinar en forma más detallada y específica el bienestar de los bebés.

Seguramente necesitarás reposo prenatal antes que en el caso de un embarazo simple; aprovecha este tiempo para descansar y de esta forma tu bebé crecerá mejor.

Finalmente lo mejor: recuerda que en lugar de una bendición tienes dos…o tres si son trillizos.

Por. Dra. Peggi Piñango